Público
Público

La popularidad de Lula comienza a caer como consecuencia de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El índice de aprobación del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que en noviembre pasado alcanzó el 70%, cayó al 65% en marzo como consecuencia del agravamiento de la crisis global, señaló una encuesta divulgada hoy por el diario Folha de Sao Paulo.

El sondeo, realizado por la firma Datafolha, señala que el índice de aprobación de Lula prácticamente regresó al nivel que tenía en septiembre del año pasado (64%), antes de que los efectos de la crisis comenzaran a sentirse en el empleo y la producción brasileña.

Los analistas de Datafolha atribuyeron la caída de la popularidad de Lula a la crisis porque creció el porcentaje de brasileños que pasó a estar enterado de la situación, a temer por la posibilidad de quedar desempleado y por un empeoramiento de la economía.

La caída al 65% en marzo fue la primera sufrida por la popularidad de Lula en su segundo Gobierno, iniciado en enero de 2007 con una aprobación del 48%.

Según Datafolha, el porcentaje de brasileños que dice estar enterado de la crisis subió del 72% en noviembre al 81% en marzo y el de los que dejó de comprar algún producto por esa razón aumentó del 21 al 33% en el mismo período.

De la misma forma, el porcentaje de los que teme un aumento del desempleo subió del 44% en noviembre al 59% en marzo, la mayor tasa desde que Lula está en la presidencia.

La cifra de los que creen que el país será muy perjudicado por la crisis subió del 20 al 31 por ciento en los últimos cuatro meses, según el sondeo de Datafolha, que esta semana entrevistó a 11.204 personas de más de 16 años en 371 municipios del país.

Otro sondeo divulgado hoy, del instituto Ibope, mostró que el índice de aprobación del mandatario bajó del 73% que tenía en diciembre al 64% en marzo.

La encuesta del Ibope, encomendada por la Confederación Nacional de Industria (CNI), señaló que el porcentaje de personas que dice que ya ha sentido los efectos de la crisis en el día a día subió del 29 al 37% en el periodo comparado.

Pese al desgaste que la crisis provocó en la popularidad de Lula, la encuesta mostró un pequeño crecimiento en las intenciones de voto de la ministra de la Presidencia, Dilma Rousseff, como posible candidata oficialista en las elecciones presidenciales del próximo año.

Los sondeos siguen liderados por el gobernador del estado de Sao Paulo, el opositor José Serra, que mantuvo en marzo el 41% de las intenciones de voto que había registrado en noviembre pasado.

Rousseff, que en noviembre tenía un 8% de las intenciones de voto, subió al 11% en marzo, según el estudio.