Público
Público

Porciones más pequeñas equilibran la alimentación infantil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

Un estudio demuestra quereducir el tamaño de las porciones del plato principal delalmuerzo de los preescolares permite agregarles más frutas yverduras como acompañamiento y que consuman menos caloríastotales.

Los autores aseguran que los resultados les proporcionan alos padres otra estrategia para alentar a sus hijos a ingerirmás verduras, mientras la obesidad infantil sigue aumentando yla población infantil no consume las porciones de frutas yverduras recomendadas.

"Hay que ser cuidadosos (con los platos principales) yservir las porciones adecuadas para cada edad", dijo SaraSweitzer, especialista en nutrición de la University of Texas.

"Si los niños quedan satisfechos con la entrada, seguramentedejarán para el final las verduras y las frutas", agregóSweitzer, que no participó del estudio.

Los padres pueden controlar si la cantidad de comida es laadecuada al revisar qué dejan sus hijos en la vianda ypreguntarles cuánto comen. "Tienen que animarse a preguntarlessi quieren todo el sándwich o sólo la mitad", recomendó laespecialista.

En un establecimiento preescolar de Pensilvania, un equipoles sirvió a 17 niños seis variedades del mismo almuerzo un díapor semana.

Las comidas incluían distintas cantidades de menos de lamitad de una taza y media de fideos con queso como platoprincipal, junto con una gran cantidad de arvejas y puré demanzanas sin azúcar, más un arrollado de granos integrales yleche.

El equipo de Jennifer Savage, de la Pennsylvania StateUniversity, observó que a mayor tamaño de la entrada, más fideoscon queso y menos acompañamientos saludables comían los niños.

Los preescolares comieron casi toda la porción pequeña defideos con queso, con unas 145 calorías. Pero también comieroncasi todas las porciones más grandes y sumaron 390 calorías delplato principal.

Cuando se les sirvió la entrada más pequeña, los niñoscomieron casi la mitad de los acompañamientos saludables,incluidas las frutas y las verduras, comparado con apenas uncuarto cuando recibían la porción más grande de fideos conqueso, según publica el equipo en American Journal of ClinicalNutrition.

La cantidad total de calorías que los niños consumieron enel almuerzo también varió según el tamaño de la entrada: 506calorías con la porción más grande y 315 con la porción máspequeña.

Uno de los problemas más comunes, según comentó Sweitzer, esque los padres organizan la vianda de sus hijos con un platoprincipal demasiado grande, en parte porque les preocupa que sushijos tengan hambre.

"La porción completa de fideos con queso es adecuada para elalmuerzo de un adulto, pero no para un niño", dijo. Y agregó queun niño de 4 años no toma decisiones saludables en esasituación.

"Si un niño tiene la opción de comer gran cantidad de laentrada que más le gusta, lo hará hasta estar satisfecho. Cuandollegue al punto de saciedad, dejará de comer", explicó a ReutersHealth.

Sweitzer aconsejó que los padres y los hermanos mayores lesden el ejemplo a los más pequeños al elegir "snacks" saludablesy consumir más acompañamientos nutritivos en las comidas.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 28 dediciembre del 2011