Público
Público

Los Porretas, los Ramones de Hortaleza, cumplen 20 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Han representado mejor que nadie el carácter festivo del rock español, y tanta alegría repartida debía tener un justo reconocimiento. "20 y serenos" es el nuevo álbum de los Porretas, que celebran dos décadas de carrera musical con todos sus grandes éxitos y un buen puñado de colegas.

"El título se le ocurrió a Pajarillo (bajo y voz); la peña siempre piensa que estamos volados, pero eso tampoco es así: de lunes a jueves, ¡agua!", proclama el guitarrista José Cobela, alias "Bode", mientras levanta una botella con el líquido elemento.

Aunque sus paseos por los escenarios ya habían comenzado mucho antes, el grupo madrileño no publicó su primer disco hasta 1991. "Que se vayan a hacer puñetas" fue el trampolín para cuatro chavales que, con el paso del tiempo, acabarían siendo conocidos como "los Ramones del barrio de Hortaleza".

"Al principio ni te lo imaginas, pero vas avanzando y de repente caes en la cuenta: '¡Macho, que ya llevamos veinte años!'. En los conciertos vemos a un montón de chicos, en primera fila, que no habían nacido en 1991. Eso te da ganas de tirar para adelante", asegura Bode en una entrevista con Efe.

Un aniversario de esta magnitud reclamaba invitados a la altura de las circunstancias, y la selección no tiene desperdicio: Rosendo, Kutxi Romero (Marea), Evaristo (La Polla), Pulpul (Ska-P), Fortu (Obús) o Enrique Villarreal "El Drogas" (Barricada) son algunos de los amigos que no han faltado a la fiesta de Porretas.

"Son las personas con las que hemos compartido todos estos años. A algunos los conocíamos un poco menos, pero también nos molaban: es el caso de Melendi o Cifu (Celtas Cortos). Pero en seguida les apeteció el rollito y congeniamos muy bien", recuerda Bode.

Los artistas mostraron su predisposición a la hora de participar en el disco, pero algunos fueron más escurridizos que otros. "No veas para pillar a Raimundo (Amador); decía que sí, que de puta madre, pero al final no venía. Un día nos plantamos en Sevilla, grabamos y lo pasamos que te cagas", confiesa el guitarrista.

Puestos a conmemorar su longevidad, Porretas escogió himnos como "El deudor del condado de Hortaleza" (con Javier Andreu, de La Frontera), "La del fútbol" (El Sevilla, de los Mojinos), "Antimilitar" (Boikot), "Si lo sé me meo" (Fernando Madina, de Reincidentes) o "Joder qué cruz" (Julián Hernández, de Siniestro Total).

"Queríamos que entrara una canción de cada uno de nuestros discos. Al final siempre tiras por lo mismo: los temas que más sonaron, los que más le han llegado a la peña... Donde más nos comimos el tarro fue a la hora de encasquetar las canciones, para que quedaran bien con cada uno de los cantantes", señala Bode.

El doble álbum incluye una pieza inédita ("En el quinto pino") y un DVD que recoge todo el proceso de grabación. "Se le ocurrió a Alberto (Pla, de Boikot). Queríamos hacer un 'making off' y él controla un montón, que se ha hecho un cursillo y todo. De aquí a unos años, será un pedazo de documental sobre la historia del rock español", confirma Bode.

Casi todo los recuerdos son positivos en la memoria del músico, que sólo flaquea cuando se le pregunta por Rober (voz y guitarra), apartado de la banda desde hace dos años por un problema de salud. "Tiene mucha ilusión por volver a ensayar y preparar temas, giras... Pero tiene que descansar un poco más y volver cuando esté en condiciones de hacerlo", advierte.

A la espera de Rober, su puesto lo ocupa ahora Manuel Benítez (ex de Los Enemigos). "Además de ser un guitarrista excelente, nos ha aportado mucha tranquilidad. También es un gran arreglista, y ha puesto su sello en cada uno de los temas del disco. Cuando vuelva Rober, Manolo seguirá con nosotros", anuncia Bode.