Público
Público

Portavoces talibanes desmienten la muerte de su líder en Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de los talibanes paquistaníes, Baitulá Mehsud, logró escapar con vida del ataque con misiles lanzado por un avión no tripulado de EEUU esta semana contra la vivienda de su suegro, según la versión ofrecida hoy por varios portavoces insurgentes.

El cabecilla talibán Hakimullah Mehsud, quien dirige a combatientes en las regiones tribales de Kurram, Orakzai y Khyber, declaró hoy a diversos medios paquistaníes que el líder de los talibanes está vivo y se halla escondido en un lugar desconocido.

Hakimullah es primo y estrecho colaborador de Mehsud y además está considerado por los analistas como uno de los favoritos para suceder a Baitulá como líder del movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), que aglutina a las diferentes facciones talibanes del país.

Otro portavoz del TTP, el clérigo Omar, que tiene su base en el distrito tribal de Bajaur, también sostiene que Mehsud sobrevivió al ataque y buscó refugio en un lugar que no quiso revelar, informó a Efe una fuente próxima al líder talibán.

De acuerdo con su versión, Mehsud evitará el contacto durante los próximos días por motivos de seguridad.

Una fuente de inteligencia paquistaní consultada por Efe calificó de "propaganda" estas afirmaciones y mantuvo que "existen razones de peso" para pensar que Mehsud falleció en la acción militar estadounidense en la localidad de Zangarha, en la que también perdió la vida su esposa más joven.

Por su parte, el portavoz del Ejército, el general Athar Abbas, dijo hoy a Efe que su institución espera que el bando insurgente ofrezca "algún tipo de prueba para demostrar que efectivamente Mehsud no ha muerto en el ataque".

"Tenemos informaciones creíbles de que falleció, pero va a resultar muy complicado confirmarlo plenamente sobre el terreno, llegar a ver el cadáver, porque se trata de una zona peligrosa y de difícil acceso en la que el Gobierno y el Ejército no tienen presencia".

Según Abbas, la muerte de Mehsud, de confirmarse, constituiría un "golpe bajo" para los insurgentes y un "éxito" para Pakistán, que en junio había iniciado la "fase preparatoria" de una operación contra él y su red terrorista, responsable de la mayoría de los atentados recientes en territorio paquistaní.

El Gobierno paquistaní aseguró ayer que la muerte de Mehsud está "casi confirmada" y que sólo faltan las últimas verificaciones sobre el terreno.

No es la primera vez que los servicios secretos dan por muerto a Mehsud.

En octubre de 2008, la principal agencia del espionaje paquistaní (ISI) dijo que el líder talibán, tras varios días en coma, había fallecido a causa de sus problemas renales. Poco después, contrajo matrimonio con su segunda esposa.