Público
Público

El portavoz de Cospedal infló un 50% el déficit

Algunas autonomías del PP han avisado que no cumplirán el objetivo para 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cuentas de Castilla-La Mancha presentan el mayor déficit de todas las comunidades autónomas. Pero no es tan alto como el que el llegó a decir el nuevo gobierno regional del PP, al poco de asumir el poder. Lo infló más de un cincuenta por ciento.

A mediados de julio, Leandro Esteban, portavoz del Ejecutivo de Maria Dolores de Cospedal y consejero de Economía, aseguró que en los seis primeros meses del año el décifit real del presupuesto autonómico alcanzaba el 6,4%, al tiempo que denunció que había 2.600 millones en facturas sin pagar. De acuerdo con los datos ofrecidos ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda, que tienen el visto bueno de la Intervención General del Estado, los número rojos alcanzaron entre enero y junio el 4,16% del PIB regional. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, contestó en su día que no estaban contrastados por un interventor los datos que estaba publicando el equipo de De Cospedal (que fueron esgrimidos por algunos medios internacionales para poner en duda que la economía española pudiera cumplir con el objetivo de déficit para 2011, en medio de nuevos ataques especulativos a la deuda pública).

La segunda comunidad con déficit más elevado es la extremeña, con un 2,59% hasta junio. También el nuevo presidente autonómico del PP, José Antonio Monago, ha avisado de unos elevados números rojos, del 6,81%, aunque en este caso se trata de la previsión para todo el año. Igualmente, Aragón ha asegurado que su déficit duplicará el objetivo para 2011, y llegará al 2,6%. Curiosamente, es una de las autonomías cuyo desequilibrio presupuestario hasta junio es de los más bajos, el 0,63%, la mitad del objetivo, según los datos de Hacienda.

Algunos gobiernos regionales están utilizando sus previsiones de déficit para justificar fuertes ajustes en el gasto, tanto en este ejercicio como para el próximo, que están afectando en muchos casos a partidas de sanidad y de educación.