Público
Público

Los porteros de discoteca tendrán que superar pruebas psicotécnicas en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los porteros de bares y discotecas no podrán ejercer funciones de seguridad en la Comunidad de Madrid y estarán obligados a superar pruebas psicotécnicas y de conocimientos que les acrediten para desarrollar su trabajo.

La exigencia figura en el decreto que hoy ha aprobado el Consejo de Gobierno madrileño en medio de la conmoción causada por la muerte de un joven el sábado pasado a las puertas de una discoteca, presuntamente a golpes que le propinaron varios porteros del local.

Mientras tanto, el suceso ha ocasionado un día más la polémica entre el equipo de gobierno del Ayuntamiento madrileño y la oposición socialista.

El Ejecutivo regional ha optado por regular una actividad "nueva" (la de portero de discoteca y de bares) que no tenía una "normativa específica" y precisaba "completarse" desde el punto de vista legal, en palabras del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.

El político ha reconocido a la prensa que la muerte violenta de Álvaro Ussia ante la discoteca "El balcón de Rosales" ha generado una "demanda social" a la que quieren dar respuesta.

La nueva norma establece la obligatoriedad de que los porteros de bares y discotecas posean y luzcan un distintivo que les acredite para desempeñar el control de acceso y el aforo a los locales, después de que hayan superado unas pruebas en la academia de Policía Local de la Comunidad.

La única misión que pueden llevar a cabo los porteros son el control del acceso y aforo de los locales, la prohibición de venta de bebidas alcohólicas a menores y su consumo en la calle e impedir la entrada cuando el establecimiento haya cerrado.

Queda descartado que puedan desempeñar tareas de seguridad, de manera que si en un bar o discoteca se registra una alteración del orden público los porteros tendrán que comunicarlo a la Policía o a los servicios de seguridad de los locales, si los hubiere, pero sin intervenir ellos mismos.

Será obligatorio que los porteros sean mayores de edad, tengan la nacionalidad española o permiso de residencia, carezcan de antecedentes policiales y superen un curso de formación y unas pruebas psicotécnicas y psicológicas.

Granados ha asegurado que en unos cuatro meses, una vez que el decreto haya sido aprobado por la Asamblea de Madrid, la Academia de Policía Local estará en condiciones de impartir los cursos y, una vez superados, los porteros recibirán un distintivo con una validez de cinco años que podrá ser prorrogada.

Faltar a estos requisitos será una falta muy grave con sanciones que irán desde la multa de 30.000 euros a los propietarios del local, al cierre temporal o definitivo en caso de falta reiterada.

La polémica ha proseguido hoy en el ámbito municipal, en el que el portavoz socialista, David Lucas, ha pedido que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, dé explicaciones en el Pleno sobre la muerte de Ussia "sin escudarse en reglamentos o artimañas", en especial porque el local acumulaba "catorce inspecciones, 57 denuncias de infracciones y ocho peticiones de cierre".

Asimismo, los socialistas han pedido la comparecencia del delegado madrileño de Seguridad, Pedro Calvo, quien hoy ha defendido la propuesta de Ruiz-Gallardón de que la Policía pueda entrar en los locales de ocio como parte de sus rondas habituales.

"Es de sentido común. No creo que a nadie le moleste la presencia de la Policía" en los locales de ocio por las noches, ha declarado Calvo, que ha insistido en que la aplicación de esa medida supondría "un cambio de mentalidad".