Público
Público

Portugal abandonará la precaución para los próximos partidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El técnico portugués, Carlos Queiroz, insiste en que su empate sin goles ante Costa de Marfil no es una vergüenza y que su equipo ya no puede ser precavido si quiere avanzar a la siguiente ronda del Mundial.

Queiroz admitió que su equipo se abstuvo de subir al ataque para evitar caer en la trampa del contraataque de "los elefantes", pero dijo que Portugal ya no se podía permitir encerrarse atrás en los dos partidos restantes en el grupo más duro de la Copa del Mundo.

"Este resultado no nos avergüenza. Este es el grupo más duro y sólo dos candidatos pasarán", dijo sobre el Grupo G, que incluye a la pentacampeona, Brasil, que consiguió con dificultad una victoria por 2-1 ante una obstinada y determinada Corea del Norte el martes.

"Había preocupación, nerviosismo, normalmente atacamos más. No lo hicimos, fuimos precavidos y equilibrados para evitar que nos contraatacaran".

Queiroz, que llevó al equipo a semifinales del Mundial 2006, no tenía nada negativo que decir sobre su equipo, que parecieron lentos, nerviosos y a los que Costa de Marfil siempre puso en problemas.

una decisión peligrosa dado que el aislado estado parece determinado a ganarse el respeto del mundo a través del fútbol.

"Es importante jugar inteligentemente. Es hora de que Portugal juegue ante un equipo (Corea del Norte) que no es candidato a avanzar y nuestro último partido (ante Brasil) no es momento de defenderse", dijo.

"Como todos los equipos, debemos poner todas las cartas sobre la mesa. Los jugadores estaban nerviosos y ansiosos y eso lo hace más difícil. Nuestra ofensiva será completamente diferente en los próximos partidos".

Pero incluso con un cambio táctico, la potencia en el ataque podría ser un problema para Portugal, en concreto dada su dependencia del jugador más caro del mundo, Cristiano Ronaldo, que no consiguió marcar en la fase de clasificación, pese a sus exhibiciones con el Real Madrid.

El martes amplió su preocupante sequía con Portugal con unos pocos destellos de su habitual brillo y estaba claramente contrariado por la férrea defensa a la que fue sometido y su propio fracaso a la hora de crear oportunidades.

Otra preocupación en el ataque es la temprana salida de Nani por lesión y el estado de forma del extremo Simao Sabrosa, sobrecargado de partidos, y su talentoso sustituto, Danny.

Pero Queiroz dijo que Portugal tenía más en la reserva y que no le preocupaba el juego bonito en el denominado "grupo de la muerte" o si aplastaba o llegaba por los pelos a la siguiente ronda. "Todo el mundo sabe que sólo dos pueden avanzar, no importa mucho la calidad del fútbol que juegues", indicó.

"Si somos primeros o segundos, no me importa, sólo quiero avanzar y salir de aquí".