Público
Público

Portugal apunta a reducir muertes por ACV limitando la sal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alarmados por las elevadas tasas demuerte por accidentes cerebrovasculares (ACV) que se producenen Portugal, un grupo de diputados oficialistas presentó elviernes en el Parlamento un proyecto de ley para disminuirdrásticamente el uso de sal en el pan.

Los legisladores del Partido Socialista culpan al consumoexcesivo de sal de los muchos problemas de presión sanguíneaque existen en el país ibérico.

El alimento típico en la dieta de Portugal, el bacalao secosalado que es rehidratado y cocinado de muchas maneras,acostumbró a los portugueses a usar más sal en las comidas delo que suele emplearse en otras naciones y los panaderosagregan cantidades generosas del compuesto a su masa.

El pan es una de las principales fuentes de ingesta de saly muchos portugueses lo consumen con cada comida.

"Portugal actualmente tiene una de las mayores tasas demortalidad por ACV en Europa, la cual es alrededor del doble dela observada en España y el triple de la de Francia", indica elproyecto de ley.

Según la Sociedad Portuguesa de Hipertensión, unadisminución de 1 gramo en la ingesta de sal diaria podríasalvar en promedio 2.650 vidas al año.

Los ACV causan la muerte de hasta 20.000 personas por año,lo que representa alrededor de un 20 por ciento de los decesosen Portugal.

El documento también mencionó un estudio reciente de laFacultad de Ciencias y Salud de la Universidad Fernando Pessoa,que indica que el consumo diario de sal en Portugal era casi eldoble del límite recomendado por la Organización Mundial de laSalud (OMS), que es de 5,8 gramos por día.

El documento relaciona la ingesta excesiva de sal con lapresión arterial alta, que puede ocasionar ACV, generalmentereduce la expectativa de vida e implica un gasto elevado enmedicinas por parte del Estado.

El tipo más popular de pan en Portugal tiene entre 18 y 21gramos de sal por kilo. Incluso la versión integral, mássaludable, presenta 15 gramos por kilo en promedio.

El proyecto legislativo insta a la reducción del contenidode sal a un máximo de 14 gramos por kilo, o alrededor de un 25por ciento, e introduce multas de hasta 5.000 euros (unos 6.400dólares) para quienes se excedan de ese límite.

También prevé la colocación masiva de etiquetas de alertaen los productos con elevado contenido de sal.

Los socialistas tienen la mayoría en el Parlamento, por loque se espera que el proyecto sea aprobado fácilmente.