Público
Público

Portugal vota; los socialistas prevén una ajustada victoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Axel Bugge

Los portugueses depositan sus votos el domingo en unas elecciones que podrían conllevar a una incertidumbre política ya que se prevé que los socialistas -que actualmente gobiernan- ganen pero no logren una mayoría absoluta.

El primer ministro Jose Socrates, de 52 años, obtendría alrededor del 38 por ciento de los votos, según las últimas encuestas. El resultado no alcanzaría su actual mayoría y probablemente tendrá que gobernar en coalición.

Las urnas han abierto a las 07:00 GMT.

La tasa más alta de desempleo desde los años 80 y la peor crisis económica en varias décadas no ha sido suficiente para alejar a los portugueses de los socialistas de centro-izquierda, que han realizado varias reformas de mercado y han saneado las cuentas públicas en su primer mandato.

Manuela Ferreira Leite, de 68 años, la candidata de los Social Demócratas de centro-derecha, ha brillado poco frente a Socrates, dicen los analistas.

Fue conocida como una férrea recortadora de costes cuando ocupó la cartera de Finanzas en el mandato del actual presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso.

Los analistas creen que un gobierno en minoría no sería un desastre, pero podría reducir la capacidad de Socrates a la hora de acometer reformas ambiciosas.

Ganó un 45 por ciento de los votos en 2005, lo que le otorgó una potente mayoría absoluta en el Parlamento, permitiéndole sanear las finanzas públicas y reformar las pensiones y la administración pública.

"Si los socialistas obtienen un 38 por ciento de los votos como indican las encuestas, no es la peor de las situaciones para su supervivencia, ya lo han hecho en el pasado", dijo el analista Antonio Costa Pinto.

Los dos partidos podrían tener que cooperar, particularmente en las finanzas públicas y en el presupuesto de 2010. Un recorte de gastos o subidas de impuestos se hacen imprescindibles para comenzar a reducir el déficit presupuestario de este año de un 5,9 por ciento del PIB, sustancialmente por encima de los límites europeos.

En otros asuntos, como la reforma social, los socialistas podrían recurrir a los partidos de izquierda. Socrates, como la izquierda, considera otorgar al gobierno un mayor papel en la economía, mediante proyectos para crear puestos de trabajos.

Pero la izquierda se opone a las políticas económicas de Socrates, amables con el mercado, que incluyen la privatización.

Ya que la crisis económica mundial está causando que los niveles de deuda se disparen de nuevo, Ferreira Leite advirtió al Gobierno de que el gasto debería reducirse drásticamente.

Pero Socrates ha prometido una serie de grandes proyectos de infraestructuras, que ganan votos, como la conexión del tren de alta velocidad con España y un nuevo aeropuerto en Lisboa para crear empleos y generar un robusto crecimiento económico.

Se prevé que este año la economía se contraiga hasta un cuatro por ciento en el país más pobre de Europa occidental, cuyo PIB per cápita es de 15.600 euros, casi la mitad de la media europea de 28.300 euros.