Público
Público

Posible desbordamiento de presas en zonas ya afectadas de Pakistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varias presas de Pakistán podrían desbordarse por el gran aumento de su caudal y causar nuevas inundaciones, informó hoy a Efe una fuente oficial, que alertó además de que "no es suficiente" la comida enviada a los afectados por las peores inundaciones de los últimos 80 años en el país.

Las presas de Guddu y Sukkur, en la provincia suroriental de Sindh, recibieron hoy una oleada de agua y se encuentran en una situación "muy vulnerable", dijo a Efe un portavoz de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, Ahmad Kamal.

Kamal pronosticó para mañana un segundo aumento del flujo en las presas de Chashma y Taunsa, en la oriental provincia del Punjab, y un tercero que afectará de nuevo en dos o tres días, río abajo, a Guddu, Sukkur y Kotri.

La Autoridad Nacional de Gestión de Desastres espera un flujo de entre 25.535 y 27.000 metros cúbicos por segundo, con el temor de que algunas presas, ya dañadas, se desborden y lleven a nuevas inundaciones en estas zonas.

Kamal reconoció que las áreas inundadas están recibiendo a diario remesas de ayuda, aunque advirtió de que la cantidad de comida enviada "no es en absoluto suficiente".

Las personas atrapadas requieren conservas, leche infantil, equipos portátiles de potabilización del agua, chalecos salvavidas, alrededor de medio millón de tiendas de campaña y medicamentos para la malaria, dijo Kamal.

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, tiene previsto realizar una visita aérea de Sukkur mañana, según los medios paquistaníes.

Desde la provincia suroccidental de Baluchistán, el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, reconoció hoy que habrá que hacer ajustes presupuestarios para afrontar la crisis, y prometió transparencia en la gestión de la ayuda, informó el canal Dawn.

Han muerto más de 1.600 personas y 14.000 cabezas de ganado, 300.000 viviendas han quedado destruidas o dañadas severamente y el 15 por ciento del territorio de Pakistán está anegado, incluyendo 1,05 millones de hectáreas de cultivo, según la ONU.