Público
Público

El posible rescate del banco Dexia lastra el sector financiero

Su alta exposición a la deuda griega le ha supuesto un varapalo del mercado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejecutivo belga debatía a cierre de esta edición, qué hacer, por segunda vez, con la entidad de crédito Dexia. El banco ya recibió un multimillonario rescate en 2008 por parte de los Gobiernos francés, belga y luxemburgués, los tres países en los que tiene intereses. Dexia había pasado con excelente nota las recientes pruebas de resistencia a la banca, lo que pone en cuestión los test de estrés ya que ahora la entidad puede necesitar un nuevo rescate debido a su alta exposición a la deuda de los países periféricos.

Las dudas se ciernen sobre su capacidad de liquidez y de financiación. Así, el Gobierno debatía crear lo que se conoce como 'banco malo' donde verter los 'activos tóxicos' de la entidad, que podrían alcanzar los 100.000 millones de euros.

El primer ministro en funciones belga, Yves Leterme, convocó un Consejo de Ministros ante el agravamiento de la crisis de la entidad, cuyas acciones cayeron ayer un 22% en la Bolsa de Bruselas (más otro 10% el lunes) después de que su Consejo de Administración diera a entender la pasada noche que podría vender activos para recuperar su liquidez.

El Banco Nacional de Bélgica (BNB) intentó tranquilizar a los pequeños ahorradores al afirmar que el dinero depositado en Dexia 'está perfectamente seguro' y 'no hay razón para que los clientes saquen su dinero'. En la misma línea, el presidente del comité de dirección de Dexia Bélgica, Jos Clijsters, insistió en que 'el dinero de los clientes de Dexia está en seguridad total'.

Las dudas sobre Dexia desa-taron una nueva ola de pánico vendedor sobre los bancos europeos, que de media cayeron un 4%. Aunque Grecia lideró las pérdidas, los griegos Piraeus, Banco Nacional de Grecia y Alpha Bank también registraron copiosas caídas.

Los grandes índices europeos finalizaron la jornada con unas caídas abultadas, que en el caso de Francia y Alemania, cuyos sectores financieros ahora entrañan más riesgo al estar más expuestos a la deuda de Grecia, rozaron el 3% de recortes.

La Bolsa de Madrid fue la que menos cayó en Europa, con un 1,54% de caída, gracias a que los pesos pesados del Ibex 35 resistieron mejor el golpe. Así, aunque las constructoras y las empresas de ingeniería registraron grandes pérdidas, por encima del 5%, Telefónica apenas descendió un 0,5% su precio, en línea con los recortes de Repsol, Iberdrola o el 1% de caída de BBVA.

Con todo, el aumento de la incertidumbre sobre la caída en una nueva recesión hicieron caer al barril de petróleo Brent de referencia en Europa por debajo de los cien dólares en algunos momentos de la sesión.