Público
Público

La postiza unidad de Madrid 2016

La candidatura sólo ofrece desencuentros un mes después de la derrota

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A yer se cumplió un mes de la derrota de Madrid 2016 en Copenhague. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, como mecanismo de defensa para olvidarlo, no ha vuelto a ocuparse del asunto. Los cuatro protagonistas han dejado de aparecer juntos. Alejandro Blanco, presidente del COE, fue atacado desde fuera como culpable del resbalón y ninguno de sus colegas salió a defenderle. Al contrario, Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, y Mercedes Coghen, consejera delegada de la candidatura, brindaron a sus espaldas con el atacador. No era tal la unión que entonces se trató de aparentar. El pegamento que sostenía la candidatura de Madrid no aguantaba más. La fractura no se ha podido ocultar, ni se ha intentando.

La fingida cohesión se rompió demasiado rápido. Tres días después de la 'no victoria' de Madrid en palabras del alcalde Pepe Sáez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, afirmaba que Blanco era el responsable de la derrota. 'Blanco no tiene peso en el concierto internacional. Ha sido un desastre. El peso específico del COE es nulo, no ha tenido ninguna influencia en el COI', acusó.

Sáez y Blanco arrastraban una historia de desencuentros relacionados con la negativa del primero a avalar a Blanco para las elecciones del COE. Nadie salió en defensa de Alejandro Blanco. Ni el alcalde, ni la consejera delegada, ni el secretario de Estado. En cambio, días después, Coghen y Lissavetzky, según descubrió Marca, acudieron a la fiesta de celebración comida con karaoke que José Luis Sáez dio con su gente por la victoria en el Europeo de baloncesto. ¿Qué pintaba Coghen ahí?

La candidatura se ha deshecho. En diciembre, cierran las oficinas. Coghen ingresó en la Asamblea General de Caja Madrid diez días antes de la votación de Copenhague, a propuesta de Ruiz-Gallardón. El alcalde no ha facilitado aún el desglose de las cuentas. Se limitó a montar una conferencia de prensa con las secciones locales, en la que zanjó el enigma económico con números gruesos: 37,8 millones de gasto (35% más de lo previsto), de los que 16,8 se cargan al Ayuntamiento y el resto, a patrocinadores. No hubo más explicaciones. Ni más encuentros.

1- ¿Qué aprendió Madrid 2016 de su derrota en Copenhague?

2- Las críticas de Saéz, la separación... ¿La imagen de unidad era falsa?

3- ¿Cuándo se debe tomar la decisión sobre la posible candidatura de 2020?

Mercedes Coghen. Consejera de Madrid 2016

1- “Que el sistema de elección, secreto y muy cerrado, hace todo imprevisible. Y no sabemos cómo pudo influir la presentación previa de Lausana, que era una novedad este año”.
2- “La unión existía y eso es lo único que le voy a comentar sobre este asunto”
3- “Hay que abrir un periodo de reflexión y estudiar todos los informes de 2016. Además debemos esperar al Mundial de fútbol y ver si emerge una candidatura de África”.

Alejandro Blanco. Presidente Comité Olímpico Español

1- “Que desde mayo todo el mundo hablaba de Río de Janeiro y eso era por algo”.
2- “Cuando hay una derrota, siempre aparece alguien que no ha dicho nada en todo el proceso y, de repente, sale. La imagen de unidad no se debe romper: hay que ser más reflexivo”.
3- “Ahora hay que escuchar mucho, hablar en profundidad con el COI y ver si hay candidaturas del mundo árabe o de África”.

Alberto Ruiz-Gallardón. Alcalde de Madrid

1- “Las cosas no se hicieron mal de cara a Copenhague y la realidad es que no se pudo hacer más”.
2- “No es cierto que haya existido desunión”.
3- “Lo cierto es que en todo este último mes no hemos dedicado un solo segundo en el Ayuntamiento a los Juegos Olímpicos. La no victoria de Copenhague está demasiado reciente y aún no ha llegado el momento de hablar de 2020”.

Jaime Lissavetzky. Secretario de Estado de Deporte

1- “Que las normas son las que decide el COI, pero el proyecto de Madrid 2016 era muy bueno”.
2- “Sobre lo de Sáez, no hago comentarios. Cada uno dice lo que le parece y punto”.
3- “No hay que esperar tanto como se está hablando. En el otoño de 2010, ya tendríamos que tener la decisión, pero la realidad es que aún no sabemos ni siquiera si Gallardón se presentará a las elecciones municipales”.