Público
Público

El PP antepone la palabra de Camps a las pruebas judiciales

"Nosotros no aceptamos el auto", asegura la dirección, que mantiene "intacta la confianza" en el presidente valenciano. En el partido descartan ceses o dimisiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP sostiene que el auto del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV) José Flors es 'infundado' e 'insuficiente'. La dirección conservadora 'no lo acepta' porque ante todo 'cree en la palabra' del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y mantiene 'intacta' su confianza en él.

Fue lo que difundió ayer la cúpula del PP en privado. Rajoy no quiso pronunciarse. Y, en público, sólo Esteban González Pons dio lectura a un comunicado. El vicesecretario de Comunicación del PP salió a decir que Camps contaba con el 'apoyo de todo el partido' y a recordar que su defensa tenía pensado quemar hasta el último cartucho, recurriendo el auto y pidiendo el archivo de la causa. Ya de paso, y remarcando que hay un proceso judicial abierto, pidió al resto de sus compañeros un voto de silencio sobre este asunto.

Pero los que rodean a Rajoy, que esperan que se estime la apelación antes del próximo día 15, se muestran disconformes con el 'fondo y la forma' de la resolución judicial. Para empezar, porque consideran que las acusaciones 'no han sido probadas' y valoran que tanto la declaración del sastre, José Tomas García, como los tiques de caja son 'insuficientes' como evidencias. 'El auto está basado en pruebas que no nos merecen la más mínima credibilidad. Si ese es todo el aparato probatorio no nos planteamos ver al señor Camps en el banquillo', señalaba ayer un alto cargo del PP.

El PP obvia que el juez del caso Gürtel no habla de uno o dos 'indicios racionales de delito' de cohecho sino de un total de 11. Por lo visto no importa que los nombres de los dirigentes valencianos imputados aparezcan en inventarios, hojas de encargo o recibos de pagos pendientes. Tampoco tienen en cuenta, entre otras cosas, la declaración de una cajera, los tiques de cancelación de pagos, mails y cintas (ver recuadro).

Los colaboradores del jefe de la oposición restan contundencia a todos estos datos y los califican de 'tachables' por la sencilla razón de que se sustentan en la declaración del 'sastre falsario'. Para ellos, el juez debería haber rechazado esta aportación porque no es 'la fuente más fiable' al contar con 'tres querellas' y haber incurrido en numerosas 'contradicciones'.

En la sede nacional del PP lamentan que el juez le haya dado más credibilidad al sastre que a Camps. No quieren hacer juicios de valor sobre Flors, pero se nota su animadversión. Para ellos, no se puede forzar a que Camps demuestre su inocencia. 'Nos están invirtiendo la carga de la prueba', se queja un colaborador de Rajoy.

Tampoco les gusta el procedimiento. 'No está clara la concurrencia de jurado popular y aforado. Es un asunto inédito y muy discutible', señala una fuente oficial del partido.

En cualquier caso, no habrá ni ceses, ni dimisiones en los próximos días. Así lo dejaron ayer claro en el PP. Y aunque muchos son conscientes de que cada día que pasa el coste político es mayor, creen que no les va a pasar factura. 'Sobre todo ahora que ya no hay elecciones', comentan.

A pesar de que Camps está a un paso del juicio oral y de que la causa de los parlamentarios Luis Bárcenas y Jesús Merino está en el Supremo, en el PP estiman que la situación 'no va tan mal'. 'El tiempo procesal no ha perjudicado al PP. Ya no estamos ante la gran trama, ni ante una financiación irregular del partido', explican. Los conservadores, en su intento por defenderse, siguen cargando contra la Agencia Tributaria, la Policía y la Fiscalía, que dependen del Gobierno, apuntando hacia la prevaricación y criticando las filtraciones que han buscado desprestigiarles.

En el PP no han visto las facturas, pero siguen afirmando que Camps pagó sus trajes. Y le quitan hierro a lo sucedido admitiendo, de forma contradictoria, la acusación: 'Según el auto no hay una contraprestación. Se trata sólo de unos regalos, que además habría mucho que hablar de ellos porque tienen un valor muy inferior a los que reciben otros políticos, jueces, periodistas...'. Para un alto dirigente, 'la cacería que le costó el cargo a Bermejo vale más que cuatro trajes'.

En el entorno de Camps dicen que está 'abatido emocionalmente'. Pero no da muestras de ello. Ayer, el líder del PP valenciano definió el proceso judicial en el que está envuelto como una 'cuestión extraña, absurda y estrafalaria'. Dio a entender que no dimitirá y se mostró convencido de que su recorrido por los tribunales acabará pronto. En concreto, faltan 'uno o dos escaloncitos' y la 'cuestión' habrá 'pasado al pasado'. 'Estoy muy contento', resumió el presidente.

Camps hizo estas declaraciones en Algemesí (Valencia) donde había ido a presentar el proyecto de un aparcamiento financiado por la Generalitat. En medio de su discurso, anunció que iría a inaugurarlo porque, para entonces, 'todo habrá pasado'. Fiel a su costumbre, no atendió a los medios y se volcó en saludar a los ciudadanos.

'Ser presidente de la Generalitat es lo más grande', dijo. Era el preámbulo de una entusiasta defensa de sí mismo, donde recurrió a sus repetidas victorias en las urnas para protegerse de las acusaciones. Para él, 'la fuerza de la ilusión de todo un pueblo es tan grande que hace posible que cualquier obstáculo parezca una cuestión pequeña y menor'.

01 La declaración del sastre
El juez destaca que el sastre José Tomás relató de “manera razonada” tanto lo que beneficiaba como lo que perjudicaba a los imputados. Y añade que, de su testimonio, “no se desprende ningún sentimiento de enemistad, odio o venganza”.

02 Los tiques de caja de Milano
Contabilizan que el pago quedaba pendiente tras la entrega de las prendas.

03 Los inventarios semestrales
Los inventarios de pagos pendientes incluían las operaciones no saldadas por el deudor. En el listado figuran Camps, Betoret, Campos y Costa.

04 La declaración de la cajera
Explicó que hizo las anotaciones de los inventarios con los nombres que aparecían en los resguardos de las prendas.

05 Los tiques de cancelación de impagos
Hacen referencia individualizada al tique que quedó pendiente y al medio de pago.

06 Los correos electrónicos de Milano
En la tienda había un “conocimiento más o menos extendido” de que se hacían trajes para políticos de la Comunidad Valenciana, como prueban los correos electrónicos que se dirigieron varios empleados para tratar de averiguar el origen de un pago efectuado por Orange Market (la empresa que pagó los trajes).

07 Las hojas de encargo de sastrería
Forever Young encargaba los trajes a otra empresa que los confeccionaba. En las hojas de encargo aparecen Camps, Costa y Betoret.

08 Los recibos de pagos pendientes
En estos recibos por encargos figuraba la indicación nominal del cliente, como Camps.

09 Las hojas de confirmación de pedidos
La sastrería que confeccionaba los trajes también mencionaba en sus facturas a Camps, Costa, Campos y Betoret.

10 Los instrumentos de pago de deuda
Incluían la identidad del pagador. La aceptación del cargo supone que se ha comprobado el destino de las prendas.

11 Conversaciones intervenidas
Ricardo Costa habló con otros implicados. Las conversaciones denotaban “inquietud” por que se descubra lo sucedido.