Público
Público

El PP asegura que cambiará las premisas del modelo de financiación cuando llegue al Gobierno

Cristobal Montoro arremete contra el modelo aprobado ayer pese a que contó con la abstención de los conservadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Borrón y cuenta nueva. Si el PP logra hacerse con el poder la próxima legislatura 'anunciará' un modelo de financiación autonómica con 'nuevas premisas de prosperidad'.

El responsable de Economía de los conservadores, Cristóbal Montoro, asegura que con su filosofía 'vendrá del crecimiento económico', y 'hará que en España haya nuevas premisas de prosperidad' para implantar un nuevo sistema de financiación.

Pese a que el PP eludió dar el 'no' al nuevo modelo de financiación aprobado ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera por orden directa de su presidente, Mariano Rajoy, y optó por la abstención, Montoro se ha despachado con la fórmula consensuanda. Los conservadores se han abstenido pese al 'chantaje' de un partido, ERC, con 300.000 votos, tiene como resultado 'el enfrentamiento entre los españoles'.

Las comunidades socialistas brindaron apoyo al modelo que el domingo presentó la vicepresidenta Elena Salgado. También Canarias y Ceuta, gobernadas por el PP, apoyaron el modelo, con lo que los síes se elevaron a diez. La otras siete comunidades, en manos de los conservadores, siguieron el dictado de Mariano Rajoy y optaron por la abstención, pese a que algunas de ellas, como Madrid, no se planteaban otra cosa que el no antes de que comenzase la reunión.

Ante la imposibilidad de cargar sin contemplaciones contra el modelo que, merced al incremento de la autonomía fiscal y a la aportación del Estado les dotará de más fondos, las autonomías del PP lo hicieron contra Catalunya y su Govern. Presentaron al tripartito como el gran beneficiado y admitieron que sólo moderaban sus críticas por el dinero adicional que se van a llevar a partir de ahora. El conseller valenciano Gerardo Camps fue gráfico asegurando que era 'lo único bueno del sistema'.

Rajoy no había dudado unos días antes en calificar el modelo de 'chapuza', asegurando que se concebía sólo para agradar a Catalunya y, más en concreto, a ERC. Ayer mantenía sus tesis pero justificaba la incongruencia de abstenerse por el ánimo de sus barones de 'seguir negociando'.