Publicado: 29.03.2014 08:00 |Actualizado: 29.03.2014 08:00

El PP asume que el 'dedazo' para las europeas conllevará una crisis de Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Popular ha multiplicado sus actos electorales a partir de hoy, veinticuatro horas después de que el Consejo de Ministros aprobase el decreto que convoca los comicios europeos para el 25 de mayo. Los conservadores están convencidos de que, esta vez sí, el presidente cumplirá con el anuncio que hizo hace unos días en una entrevista al diario ABC y anunciará "la primera semana de abril" al cabeza de lista del PP para el Parlamento Europeo. Con todo, desde el propio partido alertan de que Mariano Rajoy aún puede alargar la espera por el anuncio hasta el 20 de abril, el último día establecido por la Ley Orgánica Electoral General (LOREG)

El anuncio, según apuntan en el PP con todas las cautelas, podría materializarse en la celebración de la Intermunicipal que el partido ha convocado en Valencia el 4 y el 5 de abril y que el propio Mariano Rajoy clausurará el sábado en presencia de la cúpula del PP, los dirigentes valencianos y el grueso de altos cargos locales conservadores. Un acto de enorme trascendencia para un partido que apuesta por que la administración más cercana al ciudadano se implique al cien por cien en la campaña europea y explique a sus vecinos la importancia de estas elecciones.

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, sigue siendo el mejor posicionado para encabezar la lista candidata del PP, según los conservadores. Por ello, el partido asume que, tras su designación, habrá una crisis de Gobierno, aunque Cañete puede posponer su salida del Ejecutivo hasta que comience la campaña, la cual, como recordó ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, comenzará el viernes 9 de mayo y concluirá dos semanas después. El titular de Agricultura y miembro mejor valorado del Gobierno, cuya agenda es vigilada con lupa por los medios, continuaba negando esta semana que Rajoy le hubiera trasladado su intención de enviarlo a Europa, aunque hoy mismo participa en medio de gran expectación en la convención del PP de Andalucía, junto a su recién elegido presidente Juanma Moreno. 

El de Cañete hoy en Andalucía sólo es uno de los platos fuertes de los actos preelectorales del PP previstos para los próximos días. Mañana domingo, la misma semana en que el Tribunal Constitucional ha rechazado por unanimidad la declaración soberanista del Parlament, la vicepresidenta participa en la convención del PP catalán en un acto que en Génova se interpreta como de apoyo a Alicia Sánchez-Camacho, a quien desde su propio partido se intenta mover la silla después de confirmarse en todas las encuestas el alarmante descenso del PP en Catalunya en pro de Ciutadans. Precisamente, la noticia de que Sánchez-Camacho integraría la lista europea del PP ha sido negada en varias ocasiones y públicamente por la dirigente catalana, además, con notable malestar.

La negativa de la presidenta del PP catalán no es, sin embargo, una excepción, aunque nadie haya respondido con tanto descontento a las apuestas y rumores de dentro y fuera del partido. Salvo el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ya hace meses confirmó que quería un puesto en la lista del PP para el Parlamento Europeo, todos los posibles candidatos a integrarla niegan categóricamente que hayan sido elegidos y realizan evidentes esfuerzos por desmarcarse públicamente de esta posibilidad. Ocurre, entre otros nombres, con Arias Cañete, Sánchez-Camacho, Esteban González Pons, Ana Mato, Javier Arenas, Esperanza Aguirre o la ministra Ana Pastor, la última señalada por sus propios compañeros del PP como posible número uno de la lista europea.