Publicado: 07.06.2012 15:03 |Actualizado: 07.06.2012 15:03

El PP bloquea todas las comparecencias por Bankia

Los conservadores sólo admiten que acudan al Congreso los responsables de las patronales de la banca y de la

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ya es definitivo. No habrá ninguna comparecencia de ningún responsable de Bankia ni del Banco de España, al menos, hasta después del verano. Y ni siquiera esa fecha, septiembre, es segura. El PP ha bloqueado este jueves todas las peticiones presentadas por los grupos de la oposición en la subcomisión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), celebrada a puerta cerrada. Sólo permitirá que acudan a dar explicaciones, también a puerta cerrada, el presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), Miguel Martínez, y el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José María Méndez. El primero irá a la Cámara baja el 27 de junio y el segundo, el 11 de julio. Todavía no hay día fijado para la comparecencia del secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.

"No queremos que vengan ahora", dijo con toda claridad el nuevo coordinador de la subcomisión, el conservador Fernando López-Amor, sobre los máximos responsables de la caída de la cuarta entidad española y del saliente gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. ¿Por qué? "El momento adecuado no es este", aseguró una y otra vez, porque se trata de "no perjudicar", "no alterar", "no tergiversar" el proceso de recapitalización de Bankia  y de todo el sector financiero. "El PP ha actuado con prudencia y responsabilidad, y con determinación para establecer prioridades, como garantizar los ahorros de los ciudadanos. Ya nos habría gustado que el PSOE hubiera procedido a un saneamiento del sector antes". López-Amor explicó con un peregrino argumento el hecho de que vayan primero a la Cámara baja los cargos de la AEB y de la CECA: "Hay que empezar las casas por los cimientos. Lo primero, es la opinión de los expertos" y conocer "todo el íter" de deterioro del sistema bancario desde que arrancó la crisis, desde 2007. Obviaba así que la urgencia no reside ahora mismo en el origen, sino en las necesidades de inyección de dinero público a la banca, que según cálculos del PP europeo anunciados hoy podrían ascender hasta la meteórica cifra de 100.000 millones de euros

López-Amor trató de vender que el PP había ofrecido "consenso" a los grupos parlamentarios, pese a que no admitió ninguna de sus propuestas, pese al bloqueo flagrante a Fernández Ordóñez, que pidió explicarse, y a Rodrigo Rato, expresidente de Bankia y de su matriz, BFA. Subrayó que su partido no había cerrado a cal y canto la puerta a posibles comparecencias, aunque todo ello sin fecha. "Después del verano, ya veremos", afirmó lacónicamente. Según alegó, ya está la Fiscalía investigando posibles responsabilidades sobre la crisis de Bankia, y por tanto el Ejecutivo estima que no convienen las interferencias. 

La oposición salió indignada. Todos los portavoces de los grupos que comparecieron ante la prensa se quejaron de la falta de "transparencia" del PP, de su "irresponsabilidad" incluso, porque los ciudadanos "han de conocer la verdad" de lo que ha pasado con la banca. Compartieron la idea de que el veto del PP es una "farsa" y una "tomadura de pelo". El socialista Valeriano Gómez anunció que no acudirá a ninguna reunión más de la subcomisión mientras no se expliquen, a puerta abierta, todos los que han sido culpables del agujero de Bankia.  Tampoco irán a próximas citas los diputados de UPyD y del PNV.

"Llevamos un mes perdido, dando vueltas, y no podemos asistir más a este fraude al Parlamento y a las fuerzas políticas. Es una auténtica tomadura de pelo", denunció el exministro de Trabajo. "Cortina de humo" llamó Cayo Lara, presidente de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), a la maniobra de los conservadores. "Este país quiere conocer la verdad y lo que menos necesita es una farsa", como lo es, sostuvo, que respondan las patronales de la banca y de las cajas, porque "poco o nada tienen que aportar". El coordinador federal insistió en que su formación seguirá empeñada en que se indaguen los hechos, y para ello defenderá la próxima semana la moción para que se cree una comisión de investigación en el Congreso. En paralelo, IU ha lanzado la campaña de movilización de los ciudadanos. El mismo enfado se percibía en las palabras del representante del PNV, Pedro Azpiazu –"Es una tomadura de pelo cuando la que está cayendo es muy gorda"–, o en el de UPyD, Álvaro Anchuelo, quien reprochó al PP que "juegue" con los españoles. Rafael Larreina (Amaiur) comentó con sorna que la decisión de los conservadores quizá no eleve la prima de riesgo de la economía, pero sí la de la política, la de la "desconfianza" ciudadana en los políticios. 

CiU no dará plantón a los responsables de la AEB y de la CECA, pero tampoco ahorró críticas al Ejecutivo: "Lamentamos la posición del PP, que consideramos poco seria, poco transparente y muy incoherente", apuntó Josep Sánchez Llibre. 

La subcomisión del Frob no sólo tenía hoy que ordenar su calendario. También recibió, a puerta cerrada, al presidente del organismo y subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui. Proporcionó información técnica sobre las últimas cuatro intervenciones del Frob, las de NovaGalicia Banco, Unnim, CatalunyaCaixa y Bankia. En este último caso, se ciñó a explicar los 4.465 millones de euros que el Estado inyectó en 2010, y que ahora se convertirán en acciones para poder nacionalizar la entidad