Público
Público

El PP condiciona su apoyo al PSE a que no se hable con ETA

De Cospedal plantea como exigencia un nuevo modelo lingüístico en Euskadi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cúpula del PP del País Vasco se reunirá para estudiar las líneas maestras que presentará al PSE en su primera cita oficial a fin de llegar a un posible acuerdo. Según la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, los conservadores de Euskadi llegarán a la reunión con el equipo de Patxi López -podría ser a finales de semana, según fuentes del PP- sin 'renunciar a nada', sin 'descartar nada' y sin 'poner precio político a nada'. Llegó incluso a hablar de que su formación no está en el 'mercadeo político' sino en la defensa de las libertades.

Pese a todo, lo cierto es que el PP se presentará ante los socialistas con una batería de cuestiones que considera 'irrenunciables' antes de ofrecerles sus 13 escaños. La primera es la del rechazo al diálogo con ETA. 'De ninguna manera se puede hablar con ETA-Batasuna. Ningún gobierno que quiera el apoyo del PP o quiera mantener en el futuro el apoyo del PP puede negociar con ETA-Batasuna', mantuvo la número dos del PP, después de ser preguntada por las declaraciones en las que Urkullu había afirmado que el PSE estaba recomponiendo 'puentes' con los terroristas. No obstante, opinó que tras las palabras del líder nacionalista podría haber un intento 'desesperado' de 'deslegitimar' el cambio en el País Vasco.

Al rechazo a cualquier negociación con los terroristas, el PP suma la condición de que se gobierne dentro del marco institucional. Otro de los puntos de partida que pondrá el PP sobre la mesa será el del respeto de las libertades, concretamente la de los padres a poder elegir la lengua en la que quieren educar a sus hijos. 'Queremos que se respete el euskera, sí, pero también el castellano', es la tesis del equipo Basagoiti y de todo el PP, según manifestó ayer De Cospedal.

Ligado a la política lingüística está la exigencia de que el desconocimiento del euskera no sea un 'factor discriminatorio' a la hora de optar a un puesto en la Administración.

El paquete de peticiones del PP incluye también la toma de medidas para intentar poner cerco a la crisis económica y la búsqueda de medidas de choque para luchar contra el crecimiento del desempleo en el País Vasco.

Aunque De Cospedal no citó este aspecto, en materia de Interior el PP de Euskadi es partidario de un cambio de mandos en la Ertzaintza a fin de convertirse en un cuerpo policial 'más efectivo'. Los conservadores del País Vasco aseguran que su discrepancia no es con los agentes, sino con sus responsables políticos.

De momento, el PP no descarta exigir a los socialistas la Diputación de Álava, pero tampoco se aferra a esta idea. De Cospedal aseguró que en el caso de llegar a un acuerdo con el PSE, las peticiones del PP son 'tan evidentes' que no haría falta ni siquiera dejarlas por escrito. Lo que tampoco descartan es que el posible pacto con el PSE vaya más allá de la investidura. 'Tiene su lógica. Nuestros 13 escaños no hablan de una posición débil. El cambio de rumbo del País Vasco está en nuestras manos', explica un alto cargo del PP vasco. 'Si el PSE ha apostado por el cambio, ahora le toca demostrar que realmente quiere el cambio', añade.