Público
Público

El PP consolidó la ventaja sobre el PSOE antes de estallar su crisis

El CIS da a los socialistas el peor registro desde la victoria de Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los socialistas recibieron ayer la segunda señal consecutiva de alarma electoral firmada por el Centro de Investigaciones Sociológicas. El PP amplió en octubre su ventaja sobre el PSOE a 3,3 puntos en el último barómetro realizado por el CIS. Los conservadores aumentan de esta forma su mejoría respecto a la anterior entrega de este estudio, realizada en julio, en la que la diferencia a favor del PP era de 1,8 puntos.

Tres meses después, el CIS refleja una radiografía aún más preocupante para el PSOE, cuya estimación de voto se desploma hasta cosechar su peor resultado desde 2004, el 37,7%, frente al 41% que consolida la ventaja del PP.

La encuesta fue realizada entre el 7 y el 14 de octubre. En este caso, las fechas en las que se desarrolló el trabajo de campo son especialmente relevantes, justo antes de que las heridas del PP reventaran en la crisis que atraviesa en Valencia y Madrid a cuenta del caso Gürtel y de la guerra por el poder en Caja Madrid, circunstancias que no han repercutido en el estudio.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mantiene como el político mejor valorado, aunque obtiene su peor calificación desde que fue elegido secretario general del PSOE, 4.1 puntos. Esta nota le permite, sin embargo, mantener una cómoda ventaja frente al líder del PP, Mariano Rajoy, a quien los encuestados conceden un 3 y lo colocan así en el cuarto puesto en valoración, detrás de Zapatero, la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que se mantiene segunda, y el dirigente de CiU Josep Antoni Duran i Lleida.

En cuanto al Ejecutivo, los titulares de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de Defensa, Carme Chacón, obtienen la mejor calificación, con un 4,7. La vicepresidenta Fernández de la Vega 4,6 y la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, con una nota media de 4,5 puntos, completan la parte alta de una lista que cierra como la peor valorada del Ejecutivo la responsable de Igualdad, Bibiana Aído.

La última entrega del CIS recoge la creciente preocupación que despierta en la opinión pública la clase política y los partidos, que irrumpe como el cuarto problema de España, por encima incluso del terrorismo y únicamente por debajo del paro, la situación económica y la inmigración.

El desafecto hacia los políticos se refleja también en el recelo que despiertan los principales responsables políticos. Zapatero inspira confianza al 25,9% de los españoles, mientras que Rajoy obtiene un resultado aún peor: sólo un 17,5% admite que el líder del PP le infunde 'mucha o bastante confianza'. La valoración de la gestión del Gobierno consigue también un resultado peor que discreto. Un 46,6% califica la labor del Ejecutivo de mala o muy mala.