Público
Público

El PP cree que la mayoría absoluta está garantizada al 80 por ciento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP tiene sus propias mediciones de intención de voto aparte de los sondeos de los medios de comunicación que hoy se han publicado, y estos, destacan fuentes de la dirección nacional, aportan la estimación de que las opciones de lograr la mayoría absoluta son ya del 80 por ciento.

Las fuentes insisten en que, no obstante lo optimista de sus previsiones, la mayoría absoluta no está del todo asegurada -"depende del azar", afirman-, incluso a pesar de que la ventaja de las encuestas propias se mueve entre los 15 y 16 puntos.

Por ello, cuando quedan cinco días para que se termine la campaña, los estrategas del PP consideran que el de la mayoría holgada es ahora mismo el desenlace más probable.

Pero el estilo electoral que ha acuñado el candidato, Mariano Rajoy, no va a variar un ápice al entender las citadas fuentes que es el más adecuado para movilizar el voto a su favor.

El PP rechaza que su potencial espectro de votantes esté ya consolidado.

Dicen las fuentes, en esta línea, que los tradicionales no despiertan ninguna incertidumbre y que los que se decantaron por el PP el pasado mes de mayo tras apostar por el PSOE, cuyas cifras superaron el millón de papeletas trasvasadas, se mantienen confirmados.

Pero para alcanzar una mayoría amplia, continúan las fuentes con su argumentación, resulta fundamental atraer a todo ese cuerpo de votantes de centro cuyo voto puede girar al PSOE o al PP según las circunstancias.

Este espectro electoral aparece como el más complejo para los estrategas del Partido Popular por cuanto a última hora, el mismo día 20, de camino a las urnas o en el instante antes de escoger la papeleta, "puede ensayar otras posibilidades", como UPyD, que en muchas cuestiones coincide con la formación de Rajoy, o incluso una fuerza alejada del sistema como Equo.

Se trata de un grupo de ciudadanos cosmopolitas cuyo voto no es firme, ya que no se guía por ideología o afinidades políticas.

Sobre la estrategia del PSOE, las fuentes populares manifiestan que no varía "casi nada" de lo que tenían previsto, sólo que "no les está funcionando".

Para el PP, la necesidad de cambio es lo que ha calado en la sociedad, por eso, también, la idea de no cambiar de estrategia a lo largo de estos días finales de la campaña electoral.

La tendencia del PSOE hace unas semanas de llevar las elecciones a una disputa entre la izquierda y la derecha, explican las fuentes, no ha triunfado entre los electores, y por ello, el candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha optado por recuperar votos en los estratos más de izquierdas, más próximos a IU.

Cree el PP que ese viraje estratégico ha dado sus frutos, hasta el extremo de que "ha tapado la fuga" al 15M.

Ahora bien, al mismo tiempo interpretan los cargos del partido de Rajoy que si el movimiento ciudadano despierta esta última semana con energía, Rubalcaba tendrá un problema.

Asimismo, recalcan las fuentes del PP que pueden ser ciertas las estimaciones socialistas que rebajan la ventaja a menos de 10 puntos, pero porque son "tracking" extraídos de encuestas a no muchos ciudadanos.

Para llegar a conclusiones más fiables sobre ventajas y desventajas, habría que analizar esos muestreos en conjunto, y no individualmente, como cree el PP que ha hecho el PSOE.

A los populares, además, les preocupa una "debacle" de la formación de Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre todo porque si hay que alcanzar pactos de Estado lo conveniente es que el Partido Socialista no se suma en "una criba interna".