Público
Público

El PP cuela a los niños una versión parcial del Estatuto de Andalucía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Javier Arenas, presidente del PP andaluz, se dio ayer un baño de infancia. Pasó buena parte de la mañana “muy a gusto” con alumnos de un colegio concertado religioso de Cádiz, que acudieron a visitar el Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento de Andalucía.

El dirigente conservador regaló a los estudiantes una singular versión del Estatuto de Andalucía, editada por el propio PP, en la que el héroe Hércules se escapa de la bandera de Andaucía y, caricaturizado, se toma tiempo para explicar a los niños de manera simple en qué consiste esa norma, según la versión conservadora. Arenas explicó ayer que querían ilustrar a los estudiantes, en un lenguaje comprensible, sobre el contenido del texto aprobado en referéndum el 18-F de 2007. El dirigente conservador afirmó que, en el libro, de 64 páginas, con membrete del PP, no hay “ni contenido político ni ideológico” y pretende ser un homenaje a los 30 años del referéndum del 28-F y el 125 aniversario del nacimiento de Blas Infante.

Aunque el tono general del texto, que el PP quiere enviar a los directores de colegios de Andalucía, es una afirmación del Estatuto, una lectura atenta cuartea esa pretendida neutralidad. Hércules arrima el ascua a la sardina conservadora cuando explica la deuda histórica, de la que dice en la página 57: “A los andaluces nos está costando mucho esfuerzo conseguir que nos paguen esa deuda, que se llama histórica porque tiene muchos, muchos años. Tanto nos está costando que todavía no nos la han dado como dice el Estatuto; o sea, en dinero”.

Este, lejos de ser un tema pacífico, es una de las banderas que el PP ha decidido ahora enarbolar en su labor de oposición. El Estatuto habla de “asignaciones complementarias”, no específicamente de dinero, y el Gobierno andaluz entendió que esa redacción le permitía aceptar el pago de la deuda en patrimonio y solares del Estado. El PP llevó el asunto a los tribunales.

En la página 17, define los 40 años de dictadura como el “Gobierno de una sola persona”. El ilustrador, afortunadamente, arregla un poco el disparate: dibuja una Andalucía triste en comparación con otra alegre que lleva la Constitución bajo el brazo.

Defender España

El PP incluye en su libro una defensa del consenso, de la Constitución, de los símbolos de Andalucía –la bandera, el himno y el 28-F– y del habla andaluza. “Todo el mundo entiende cuando decimos “ole”. Eso es hablar andaluz, nuestra lengua no es un español mal hablado”, se lee en la página 31.

Al desgranar para los pequeños los derechos y deberes, cuela –en la página 27–, para explicar la libertad de expresión, la siguiente frase: “Tenemos derecho a opinar, a decir lo que pensamos. Por ejemplo, que creemos en Dios o que nos gustan los toros”. Luego, añade, en la página 29: “Como españoles, tenemos un derecho que además es un deber: el de defender a España”. En la caricatura adjunta, Hércules pilota un avión de combate. El Estatuto nada dice de esto.