Público
Público

El PP dice que la ausencia de Zapatero en la Cumbre crea "inseguridad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, ha asegurado hoy que la ausencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la próxima Cumbre Iberoamericana, en vez de generar confianza, "sólo transmite inquietud e inseguridad".

En declaraciones a Efe, el dirigente del PP, también jefe de Gabinete del líder del partido, Mariano Rajoy, ha criticado el anuncio de hoy mismo por el que el Gobierno ha comunicado la ausencia de Zapatero en la Cumbre de Mar del Plata, a la que en principio iba a acudir para encabezar la delegación española junto al Rey.

Las formas por las que el Ejecutivo ha informado de esta decisión no han gustado al PP, según ha indicado Moragas, para quien "el tiempo y el modo" del anuncio certifican que Zapatero "está enredado en una permanente improvisación".

Asimismo, es "preocupante" para el Partido Popular que por primera vez un jefe de Gobierno español no acuda a una Cumbre Iberoamericana, "dejando solo al Rey".

La opinión de Moragas difiere de la que la secretaria general, María Dolores De Cospedal, ha expresado unas horas antes en el Senado, ya que, a su entender, es positivo que Zapatero se quede en España dada "la trascendencia" del momento, desde una perspectiva económica.

El Gobierno ha explicado que la ausencia del presidente obedece a la necesidad de dar forma a las medidas económicas que ha anunciado hoy en el Congreso: rebaja fiscal a pymes y eliminación de los 426 euros por desempleo, además de la privatización de parte del capital de los aeropuertos de Barajas y el Prat, y de Loterías del Estado.

Los rumores se han disparado entre los dirigentes del Partido Popular, quienes, desde el anonimato, temen que las razones por las que Zapatero ha optado por presidir el Consejo de Ministros del próximo viernes tengan que ver con la aplicación de otras medidas de envergadura, incluidas algunas reformas.

El trasfondo sería, por tanto, la urgencia por tranquilizar a los mercados y estabilizar el diferencial de la deuda soberana, arguyen.