Público
Público

El PP dice que la conferencia es un acto de humillación hacia las víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, ha opinado hoy que la conferencia internacional por la paz que se celebrará el lunes en San Sebastián pretende "legitimar la historia criminal de ETA" y ha considerado que es un acto de "humillación" a las víctimas del terrorismo.

Durante una rueda de prensa en Vitoria para presentar las listas electorales por Álava al Congreso, que encabeza Alonso, y al Senado, que lidera Ramón Rabanera, el presidente de los populares alaveses ha señalado, a preguntas de los periodistas, que la conferencia de paz constituye un acto de "propaganda de ETA organizado y amparado también por Bildu".

Ha dicho que la conferencia supone un "paso atrás" en la recuperación de las libertades y en la defensa de la democracia con el que se pretende lograr una "amnesia colectiva" que legitime la utilización de la violencia y del terrorismo.

"Seguramente será la enésima presentación de la alternativa KAS, autodeterminación, amnistía, las mismas recetas, el mismo discurso de siempre de Batasuna y de ETA pero con un componente que es especialmente grave y dañino para la sociedad vasca que es el intento de reivindicar y legitimar la historia criminal de ETA", ha manifestado Alonso.

En su opinión, la conferencia es "un intento de que aquellos que han asesinado casi a mil personas durante las últimas décadas puedan salir ganadores al final del proceso".

Alonso, que ha sido portavoz adjunto del PP en el Congreso en la última legislatura, ha insistido en que los populares no participarán en dicho acto de "propaganda" y ha pedido a los socialistas y a los gobiernos central y vasco que "lo sensato y prudente" es que marquen una distancia "clara" con respecto a la conferencia.

Ambos gobiernos y el PSE ya han anunciado que no participarán el lunes en dicho evento. pero Alonso ha insistido en que no se entendería que acudieran al mismo porque "es un acto organizado por Bildu, por ETA".

A su juicio, participar en dicho acto supone legitimar "una teoría del conflicto" entre dos bandos que no es tal, sino que el problema es el de una organización terrorista "que ha intentado imponer un proyecto totalitario a base de tiros en la nuca".