Público
Público

El PP dice que el delito de Carlos Fabra es ganar elecciones

Rajoy evita pronunciarse y se remite a lo que diga el juez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fabra, acompañado de Rajoy y Camps este verano en Castellón. ALBERTO SÁIZ

Mariano Rajoy evitó mojarse. Si hace unos meses, en Valencia, salía al paso de las diligencias contra Carlos Fabra asegurando que el presidente de la diputación de Castellón era un político y ciudadano “ejemplar”, ayer estuvo más que comedido y se limitó a asegurar que él se conforma con lo que decida la Justicia, que, a trancas y barrancas, instruye los sumarios en su contra.

Preguntado sobre si aún ayer mantenía lo del político y ciudadano “ejemplar”, el líder conservador se mostró visiblemente incómodo y contrariado y afirmó que está “a lo que digan los tribunales”. “No tengo nada más que decir”, concluyó. Repreguntado por el asunto se negó a contestar con un escueto “no, no, nada más”.

Y es que Rajoy no estaba ayer, en la puesta de largo del comité económico del PP catalán en Castelldefels, para hablar de nada que no fuera la crisis y la división interna en el PSOE en torno al nombramiento de Carlos Dívar como presidente del Consejo General del Poder Judicial y elTribunal Supremo.

Rajoy optó por pasar de puntillas por el tema, pero el PP del País Valenciano no pudo evitar entrar en la harina. Su portavoz en las Corts valencianas, Ricardo Costa, mostró “respeto absoluto” por las decisiones de los jueces, pero sus medidas, advirtió, no son óbice para que no se respete la presunción de inocencia en el caso del presidente de la diputación castellonense.

Pero las declaraciones más jugosas de los populares llegaron en el debate de política general en las Corts, donde los socialistas habían presentado una resolución para dotar de más medios a juzgados como el de Nules. La diputada Asunción Quinzá acusó a la oposición de “no proponer nada” y limitarse a “hacer ruido”. “Vuelven con más Fabra, Fabra y Fabra”, aseguró.

La diputada encontró de forma ágil una explicación a la saña con la que, según ella, se emplea el PSPV contra Fabra. “Lo único que se ha acreditado y de lo que es culpable hasta hoy es de haber ganado la confianza de todos sus vecinos de Castellón”, dijo.

Añadió que el más perjudicado por la lentitud de los juzgados es el mismo Fabra, “que tiene el estigma encima y a ustedes haciendo el ruido que tanto

les gusta”.

La socialista Josefa Andrés lamentó que los juzgados no funcionen y sus plantillas no se actualicen. Acusó a los populares de tener “dos varas de medir” con el objetivo de ahorrarle a Fabra el trago de la Justicia.

Las voces más duras llegaron de Iniciativa del Poble Valencià. Su portavoz en Castellón, Carles Mulet, aplaudió unas diligencias que pueden demostrar “el nivel de corrupción de este personaje”.