Público
Público

El PP ignora la petición del PSOE de excluir a ETA de la campaña

Arenas insiste en acusar a Rubalcaba y al resto de los socialistas de connivencia con la banda terrorista 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Con todas las consecuencias'. Así se expresó Javier Arenas el martes cuando reprochó al PSOE y sobre todo a su candidato a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, falta de voluntad para derrotar a ETA. Si a esto se suma que el presidente del PP andaluz ejerce estos días de agosto de portavoz nacional del partido y que, según dijo ayer, el 90% de su formación comparte esa opinión, la afirmación de que habló 'a título personal' parece más bien una coletilla.

La duda está en si cuando Arenas regrese a sus habituales ocupaciones, los responsables de la campaña del PP tomarán el relevo y harán del terrorismo un eje más del discurso de Mariano Rajoy. O por contra, y como ha ocurrido hasta ahora, toleren un reparto de papeles en el que las acusaciones a los socialistas de connivencia con ETA procedan de un sector del partido, capitaneado por Jaime Mayor Oreja, con el que Arenas se ha alineado públicamente en las últimas 48 horas.

Valenciano asegura que el PSOE no va a meter a ETA en la campaña electoral

Por el momento, la petición del PSOE de que se deje a ETA fuera de la campaña electoral cayó, con las palabras de Arenas, en saco roto. La coordinadora del Comité Electoral del PSOE, Elena Valenciano, rogó a los conservadores que no metan a ETA en la campaña y afirmó que su formación no caerá en eso, si bien advirtió que tampoco van 'a dejar de defender las cosas como son'. 'No vamos a hacer de la lucha contra el terrorismo un instrumento de la campaña electoral, aunque Rubalcaba tenga una hoja de servicios tan buena en ese asunto que tal vez incluso para nosotros fuera bueno', añadió.

Hasta ahora, Rajoy insiste en hacer de los cinco millones de parados el pilar de su campaña. Con la convicción de que eso le sirve para obtener una victoria holgada el 20-N, el candidato conservador ya ha dado muestras de no querer pisar más charcos. En esta línea, sus portavoces habituales se han centrado en la situación económica en las comparecencias públicas desde el anuncio del adelanto electoral al 20 de noviembre. Comparecencias en las que, por otra parte, siempre sale a relucir el caso Faisán.

'El trabajo de mucha gente'

El presidente del PP andaluz afirma que le respalda el 90% de su partido

El martes, Arenas había reprochado a los socialistas que nunca hayan estado 'al 100% por la derrota del terrorismo'. Ajena a los motivos por los que el presidente del PP de Andalucía hizo estas declaraciones, Valenciano puso de relieve que 'ETA está peor que nunca'. 'Eso se debe al trabajo de muchísima gente, probablemente también de algunos dirigentes del PP', subrayó en la sede del PSOE. No obstante, también resaltó el trabajo del Ministerio del Interior y el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado realizado en los últimos años.

Ayer, desde Sevilla, el líder del PP andaluz desarrolló su planteamiento: 'No es lo mismo el fin de ETA que la derrota del terrorismo'. ¿Y qué debe ocurrir para que el terrorismo de ETA sea derrotado? Según Arenas, 'que se entreguen las armas, que cese la violencia y que se pida perdón a las víctimas del terrorismo'. Este escenario no es contemplado por los expertos policiales, que descartan un comunicado de disolución por parte de la banda. En ningún caso, insisten, un anuncio de calado no se dará sin haber negociado antes con el Gobierno correspondiente, al menos, la situación de sus presos.

Según coinciden todos los responsables de la lucha antiterrorista, ETA se encuentra en la situación de mayor debilidad de su historia. A los continuos éxitos policiales se suma, de forma decisiva, el golpe de mando en la izquierda abertzale que ha dado su anterior brazo político. Aprovechando la extrema debilidad de la banda, la antigua Batasuna se ha hecho por primera vez en la historia con el liderazgo de ese espectro político y social.

Arenas dice de que el PSOE siempre guarda 'hueco para una negociación'

Además, la ilegalización, consecuencia de la Ley de Partidos acordada por los dos grandes partidos, ha obligado a los líderes de la izquierda abertzale a explorar una nueva estrategia que pasa por desprenderse de la violencia de una vez por todas. Y en este contexto, ETA se encuentra apartada del núcleo de decisión, sin margen para actuar. Aún menos tras el éxito electoral de Bildu, coalición que se aparta del terrorismo, al menos del que pudiera darse en el futuro, ya que se niega a condenar la violencia ejercida por la banda terrorista durante medio siglo. Así, todo parece indicar que corresponderá al Ejecutivo que salga de las urnas el 20 de noviembre gestionar el tramo final de la organización terrorista.

Por si cabía alguna duda del que Arenas buscaba un efecto electoral con sus palabras, él mismo contrapuso ayer la acción de los socialistas frente a ETA con la que ha ejercido su partido. 'Nosotros siempre hemos estado al cien por cien en la derrota del terrorismo, mientras que otros, en su estrategia, y ahí está el ejemplo de la legislatura pasada, han guardado un hueco para unaposible negociación o diálogo”.

El dirigente conservador no tuvo problema en citar por segundo día consecutivo el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. Ayer lo hizo a cuenta de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, conocen “muy bien” la postura del Partido Popular en materia antiterrorista. En el caso de Rubalcaba, explicó Arenas, porque él mismo se ha reunido con el exministro del Interior “muchas veces” en el marco de la comisión de seguimiento de dicho pacto.

El terremoto provocado por las afirmaciones de Javier Arenas ya ha comenzado a tener réplicas en su propio partido. La primera en seguir su estela ha sido Teresa Jiménez Becerril, otra militante del PP andaluz, que trabaja a las órdenes de Mayor Oreja en el Grupo Popular del Parlamento europeo, quien fue más allá al asegurar que Rubalcaba es “la persona que más se ha plegado” a la organización terrorista ETA.

Hermana del concejal sevillano del PP asesinado por la banda junto a su mujer en 1998, Teresa Jiménez Becerril negó los méritos de Alfredo Pérez Rubalcaba en la lucha antiterrorista y le conminó a que “tenga la decencia de callarse”. Se refería a las declaraciones del candidato socialista sobre el tramo final que vive la banda y su invitación a “no meter la pata” justo ahora.

En declaraciones a Europa Press, la eurodiputada del PP no dudó en acusar al PSOE de ser el partido que “peor ha tratado a las víctimas” del terrorismo.
Y en medio de la refriega entre Partido Popular y PSOE se presentó ayer el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, también inmerso en la precamapaña de las elecciones generales. El dirigente nacionalista aseguró que le resulta “muy entristecedor” comprobar cómo entre los dos grandes partidos no hay consenso ni en una materia como la del terrorismo.

“Ante la delicada situación en la que se encuentra el país, el sufrimiento que muchas familias y ciudadanos viven en Cataluña y en todo el Estado, los dos grandes partidos” españoles, “PP Y PSOE, son incapaces de ponerse de acuerdo e incluso discuten en una cuestión que debería ser básica como el terrorismo, una cuestión de Estado ”, concluyó Duran i Lleida.