Público
Público

El PP justifica la abstención en Arrasate en que se pedía a ANV que "tuviera a bien dimitir"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Saenz de Santamaría, ha justificado hoy la abstención de su partido en Arrasate (Guipúzcoa) en que el objetivo debe ser echar a ANV de las instituciones y no pedir "amable y educadamente" a los concejales de esta formación "que por favor tengan a bien dimitir".

El Ayuntamiento de Arrasate (Guipúzcoa), gobernado en minoría por ANV, rechazó ayer la moción del PSE/EE y el PNV en la que se exigía dimitir a los ediles que no condenen la violencia, ya que sólo recibió el apoyo de estos dos partidos, mientras que la edil del PP, el de EA y dos de EB se abstuvieron.

"Lo que queremos de verdad es que ANV salga de los ayuntamientos, y que deje de gobernar los ayuntamientos. Esa moción era un lavado de cara en una posición de algunos partidos que nos parece insuficiente", ha declarado Saenz de Santamaría en declaraciones a Telecinco recogidas por Efe.

La portavoz del PP ha recordado que hace unos días se planteó una moción de censura en Arrasate que no apoyó el PNV, y ha asegurado que el PSE "tendrá que explicar con quién está y con quién piensa que puede hacer ciertas cosas".

"Lo que no pueden hacer es tratar de cubrir la apariencia de que queremos que determinados concejales no gobiernen en los ayuntamientos y que no lo hagan de la manera directa y lógica, que se llama moción censura", ha añadido la dirigente del PP quien ha recalcado que no se trata de pedir a ANV "que por favor, si tiene a bien, si no le parece mal, deje de gobernar".

"Pedimos una moción de censura de verdad, que suponga que deje de gobernar esa alcaldesa inmediatamente y lo que pedimos es que se adopten todas medidas la Ley de Partidos para que esos concejales no estén en los ayuntamientos y que no vuelvan a estar", ha concluido.

Saenz de Santamaría se ha referido asimismo al próximo Congreso Nacional de su partido y ha asegurado que "funcionará" y que será así gracias a "las reglas que han existido siempre" y que los propios compromisarios y militantes aprobaron en el último congreso.