Publicado: 12.11.2013 11:11 |Actualizado: 12.11.2013 11:11

El PP llama "energúmenos" a los diputados de ERC y CUP por su interrogatorio a Rato en el Parlament

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, califica de "patético y deplorable" el trato que algunos parlamentarios dispensaron a Rato en el Parlament de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, calificó este martes de "patético y deplorable" el trato que algunos "energúmenos" dieron el lunes en el Parlamento catalán el expresidente de Bankia —y exvicepresidente económico con José María Aznar— Rodrigo Rato.

Además, que no se puede culpar a Rato la venta de participaciones preferentes de la entidad porque él llegó a Caja Madrid en 2010 y la venta de estos instrumentos financieros se produjo sobre todo en 2008 y, muy especialmente en 2009.

En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Hernando ha recalcado que a un Parlamento democrático "no se va a poner las tripas encima de la mesa" y que Rato acudió al Parlamento catalán de manera voluntaria, de manera que lo lógico sería esperar que los parlamentarios actuasen como tales y no "como energúmenos". Esas prácticas, ha añadido, dañan la democracia.

Según ha dicho, las críticas a Rato le duelen "especialmente" porque su política económica (fue vicepresidente económico entre 1996 y 2004) permitió una etapa de "expansión" en Catalunya y la creación de 800.000 empleos, mientras que quienes le criticaban —ERC y la CUP— "lo que han hecho es crear paro en Catalunya con sus políticas". A los políticos, ha subrayado, "se les juzga por el resultado".

"Cuando a uno se le invita a una casa lo que no se debe hacer por cortesia es zarandearle y llamarle gangster, con actitudes ciertamente patéticas. Esto de la sandalia es patético en un parlamentario", ha remachado.

Además de criticar las formas de algunos parlamentarios catalanes, Hernando ha rebatido también el fondo de sus críticas, defendiendo la gestión de Rato al frente de Bankia. Entre otras cosas, ha subrayado que la venta de participaciones preferentes —un instrumento en el que muchos pequeños ahorradores han perdido miles de euros— fue anterior a su etapa.

Para el dirigente 'popular', la venta de preferentes fue un proceso "incentivado y autorizado" por el Banco de España —eso es lo que también dice Rato—, y motivado "en parte" por el anterior Gobierno, que decía que los bancos españoles eran "los más saneados de Europa" y en lugar de acudir al BCE para facilitar refinanciación a las entidades "como estaban haciendo otros gobiernos" veía preferible que los propios bancos se dirigiesen a los ahorradores para refinanciarse.

Según ha dicho, Rato llegó en 2010 a gestionar "una entidad que tenía ya muchísimos problemas" e intentó aplicar medidas de solución, "muchas marcadas por el Banco de España y por la CNMV". Es más, ha defendido que el propio Rato no quería poner en marcha algunas de esas medidas y que, aunque "actuó de buena fe" y aplicó "todo su esfuerzo y todo su talento", se vio "involucrado en una situación muy negativa" que arrastraban varias cajas.

A su juicio, tal vez Bankia no habría terminado así —intervenida por el Estado— si "años antes" el Banco de España hubiera tomado medidas para "controlar la evolución de las cajas y su exposición al ladrillo". En 2004, ha recalcado, la exposición de las cajas al crédito promotor era de 75.000 millones de euros, y en 2010 esa cifra se había multiplicado hasta 350.000 millones.