Publicado: 11.11.2014 13:44 |Actualizado: 11.11.2014 13:44

El PP no cree que haya que controlar a sus diputados porque el Congreso "no es un colegio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Congreso "no es un colegio". Esa es la excusa del Grupo Parlamentario Popular para justificar su postura sobre el control de los gastos de sus diputados. El portavoz de los conservadores en la Cámara baja, Alfonso Alonso, se ha mostrado hoy dispuesto a "estudiar posibilidades de mejora" a este respecto, pero ha abogado por no poner "bajo sospecha" a todos los parlamentarios y respetar su "libertad para ejercer sus funciones". 

Alonso ha reconocido que no conoce los detalles de los vuelos de los miembros de su grupo y que tampoco realiza "un escrutinio de dónde viven ni de por qué viven" en una u otra comunidad, pertenezca a o no a su circunscripción. "Tengo que confiar en la responsabilidad de los diputados porque esto no es un colegio, ha sentenciado".

No obstante, se ha mostrado abierto a colaborar si desde el Congreso se le pide al Grupo Popular buscar una "fórmula [de control] que respete la libertad de acción política" de los parlamentarios y "que no ponga bajo sospecha a todos los diputados y senadores, porque es injusto", ha opinado.  Alonso ha dejado en manos de la Mesa del Congreso la decisión de establecer nuevas medidas de transparencia que permitan fiscalizar los gastos de los representantes de los ciudadanos. 

El presidente del Congreso, por su parte, no parece estar tampoco por la labor. Jesús Posada se ha negado hoy a tener que "ejercer de controlador de la labor de los diputados" porque defiende, ha dicho, que un diputado nacional pueda moverse por España "con toda libertad".

Posada ha reconocido que tanto la noticia adelantada por Público sobre los viajes personales a Canarias que el presidente de Extremadura realizó a cuenta del Senado como la dimisión del diputado del PP Carlos Muñoz tras haber reconocido haber hecho lo mismo que José Antonio Monago son hechos "verdaderamente anómalos" que han puesto "en cuestión" el actual sistema de la Cámara baja. Pero también ha recordado que dicho sistema sigue vigente desde 1977 y que hasta ahora "ha funcionado bastante bien".

"No soy partidario de controlar la actividad del diputado que, en algunos casos tiene un carácter que, si no es secreto, al menos discreto. No me parece que deba ser la Presidencia, ni el Congreso en general el que haga ese control cuando se trata de actuaciones políticas que se hacen desde cada partido", ha senteciado, dejando en manos de los grupos parlamentarios el control de sus propios diputados.

UPyD y Compromís publicarán detalles de los viajes de sus diputados; la Izquierda Plural exige más "control y publicidad" de los ingresos y gastos de cada uno y el PSOE insistirá en la reforma del Reglamento del Congreso Una postura criticada desde varios grupos de la oposición, que incluso publicarán los detalles de los vuelos de sus miembros como ejemplo de lo que debería de hacer el Congreso al completo. Este es el caso de UPyD, que además de publicar la agenda de sus diputados, a partir de la próxima semana también detallará el destino, el motivo del desplazamiento y el tipo de acto que se celebra en el lugar correspondiente. Así lo hará, también, el diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví.

Desde la Izquierda Plural, José Luis Centella y Joan Coscubiela han recordado que su grupo ya había planteado con anterioridad la necesidad de "control" al respecto. Abogaron por dar publicidad "a los ingresos y gastos de cada diputado; que se conozca no sólo lo que ganan, sino lo que gastan", detalló Centella. En su opinión, esta opción debe regularse en el Reglamento del Congreso, no desde cada grupo parlamentario. "Es el propio Parlamento el que tiene que dar cuenta de en qué se gastan los presupuestos, porque es dinero público aunque cada grupo tiene que ser responsable y saber dónde y en qué trabajan sus miembros", opinó. "No se puede dejar la transparencia a la discrecionalidad de cada diputado", apostilló Coscubiela, que abogó, más que por establecer un frente común con otros grupos, por "convencer" a Posada para que cambie el Reglamento del Congreso y llene el "vacío" que se ha generado.  

El PSOE, por su parte, también propondrá que los diputados tengan que justificar los motivos de sus viajes en el marco de la reforma del Reglamento del Congreso.



http://www.quoners.es/q/trafico-influencias