Público
Público

El PP no descarta recurrir al Constitucional la nueva ley del aborto por "aberrante"

La secretaria general del PP afirma que, con 16 años, una niña no puede ni comprar tabaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado  que su partido no descarta recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la nueva ley del aborto que prepara el Gobierno por considerar 'aberrante' que las jóvenes de 16 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres.

El partido conservador considera que la mayor parte de los ciudadanos comparte su tesis sobre la edad para abortar: 'Al PP y a casi todos los ciudadanos les pasa lo mismo, les parece inconcebible', informa Yolanda González.

El derecho de las menores entre 16 y 18 años a abortar sin consentimiento de los progenitores está recogido de forma explícita en la legislación de países como Francia, Suecia, Dinamarca, Polonia y Canadá, como recuerdan los expertos del comité de Igualdad.

En Francia, las menores de edad embarazadas deben acudir a una consulta previa con un asesor en un centro de planificación familiar. Si no cuentan con el consentimiento de al menos uno de sus padres o un representante legal y desean mantener el secreto, pueden hacerse acompañar a la consulta por un mayor de edad de su elección. En Canadá, las mujeres mayores de 12 años pueden acceder al sistema sin necesidad de una autorización paterna ni concurso del padre. En Reino Unido, son los doctores quienes evalúan la situación de las jóvenes. En Polonia, pueden decidir por sí mismas a partir de los 15 años. Grecia y Letonia exigen un mínimo de 16 años para ello.

Argumento contradictorio

Entre las razones para recomendar que las mujeres puedan decidir por sí mismas a partir de los 16 años, la catedrática de Derecho Penal Patricia Laurenzo destaca que al tratarse de una intervención médica, 'debe regirse por los mismos criterios que cualquier otra'. Según esta experta, no se entiende que la Ley de Autonomía del Paciente, aprobada en 2002 con el PP en el Gobierno, restrinja el derecho de las jóvenes a decidir por sí mismas sobre sus embarazos, cuando esta misma norma no pone ningún obstáculo a que hagan lo propio antes de someterse a operaciones de alto riesgo.

La jurista María Duran, también miembro del comité de expertos, comparte esta opinión: 'Una mujer de 16 años puede casarse, tener hijos, someterse a una ligadura de trompas y ser condenada por un delito. Si puede ejercer las actuaciones propias de su sexualidad e incluso decidir no tener hijos en el futuro, entendemos que también puede decidir sobre su maternidad'.

Más contundente se muestra el ginecólogo Javier Martínez Salmeán, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Severo Ochoa, al opinar que hay 'demasiada hipocresía'. 'Para ser madre, no se le exige a una joven que sea madura ni se le pide nada. En cambio, si no desea serlo, sí se le ponen impedimentos', opina el experto.

Salmeán se pregunta si unos padres tienen derecho a decidir qué debe hacer una joven que se queda embarazada con 17 años y que tendrá su hijo a los 18: '¿Tienen los padres el derecho a decidir? Es su hija la que va a ser madre de ese niño durante el resto de su vida'.

La polémica sobre la necesidad del consentimiento paterno para que una menor pueda abortar es artificial, según Salmeán. Durante todos sus años de profesión, este ginecólogo nunca se ha encontrado con el caso de unos padres que se negaran a que su hija interrumpiera su embarazo cuando esta estaba decidida a hacerlo, asegura.

Para comprender el razonamiento de los expertos, Laurenzo propone pensar al revés: 'Si la menor quisiera tener a su hijo y sus padres la obligaran a abortar, el 90% de la sociedad diría que es una barbaridad y que hay que respetar el deseo de la menor'.

Más de 6.000 abortos al año

En el último decenio se ha duplicado la tasa de embarazos entre las españolas de 10 a 17 años. En concreto, sólo en 2007 un total de 6.273 chicas menores de 18 años decidieron interrumpir sus embarazos de forma voluntaria. Otras 4.400 optaron por continuar con su gestación.

La preocupación por estos datos es uno de los principales motivos por los que los expertos se inclinan por eliminar el aborto del catálogo de excepciones a las normas generales, como sucede en la Ley de Autonomía del Paciente. En este sentido, Salmeán recuerda que 'la Ley General de Sanidad sí reconocía una serie de actos relacionados con la intimidad y la libertad de las mujeres'.

En sus conclusiones, el comité de expertos también recoge que 'el Código Civil sostiene que el ejercicio de los derechos personalísimos de los menores está excluido del ejercicio de la patria potestad'. Entre estos derechos se incluye el de los jóvenes emancipados a contraer matrimonio a partir de los 16 años.