Público
Público

El PP pide a Camps que sea "contundente"

Varios dirigentes lo interpretan como un «toque» al presidente de la Generalitat. En Valencia se resisten a tomar medidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras el informe policial que aporta numerosos indicios de financiación ilegal del PP en la Comunidad Valenciana (PPCV), la dirección nacional del partido sigue declarando su confianza en Francisco Camps, aunque al mismo tiempo espera que éste tome cartas en el asunto. Pero los conservadores valencianos se resisten a mover ficha.

Así lo expresó ayer María Dolores de Cospedal, después de la reunión del Comité de Dirección del PP. La secretaria general se mostró convencida de que el partido en Valencia 'actuará convenientemente en este asunto como hace siempre' y precisó que, por ello, entendía que habrá una respuesta 'de manera libre y contundente'. El mensaje sonaba claro. Al menos, varios miembros del PP lo interpretaron como un 'toque' de Rajoy a Camps para que adopte medidas internas.

Cospedal trató de no presionar. 'Sin plazos, ni condiciones', dijo. Pero insistió: 'Quiero que se sientan apoyados y también con la libertad de hacer todo aquello que ellos crean que deben hacer que, no me cabe la menor duda, será lo más adecuado'.

La mano derecha de Rajoy, que tuvo que afrontar toda una batería de preguntas relacionadas con el caso Gürtel, señaló que 'no es admisible' que en un Estado de Derecho un informe policial se haya 'elevado a la categoría de condena'. 'Hay que situarlo en su justa medida', mantuvo.

La dirigente conservadora, que mostró su 'apoyo' a sus compañeros, contó que había hablado con Camps, pero no con el secretario general del PP en Valencia, Ricardo Costa. Su nombre está en el ojo del huracán porque la investigación lo señala como la persona que negociaba con Álvaro Perez, El Bigotes, los pagos en negro por actos del partido.

Algunas voces internas han pedido su cese. Y ayer, durante todo el día, esa idea planeó en el aire. Aunque desde la sede nacional lo descartaban. 'No hay nada de eso', aseguraban fuentes del PP. 'Hoy no habrá dimisiones', remarcaba un dirigente, dejando la puerta abierta a que ocurra en el futuro.

Para muchos, Costa, que ayer se mantuvo ausente durante toda la jornada, está en la cuerda floja. Algunos creen que con su salida se podía comenzar a 'limpiar' el nombre del partido. En la derecha se va instalando la desazón. Cada vez son más los que consideran que la reacción es 'patética' y se muestran 'preocupados por el exceso de optimismo y euforia' con la que se despachan algunos de los suyos últimamente. 'A lo mejor lo que hay que hacer no es pedir contundencia sino aplicarla', mantiene un dirigente conservador.

El PP no dejó de echar balones fuera. Todos hacia Camps. Rajoy no piensa abrir ninguna comisión interna, tal y como ocurrió con el caso Naseiro o cuando estallaron los casos de espionaje de la Comunidad de Madrid. Prefiere dejarlo en manos de la Justicia y del PP valenciano.

Pero allí no responden. Sus responsables siguen sin dar explicaciones de fondo ante las graves acusaciones de corrupción que vierte el informe policial. La portavoz de la Generalitat y consellera de Justicia, Paula Sánchez de León, afirmó ayer que el Gobierno autonómico no hará 'nada' al respecto, aparte de 'seguir trabajando' por la sociedad valenciana'. A pesar de los indicios de irregularidad en la contratación pública que se están destapando, sostuvo que lo que haya que resolver se hará 'en las sedes que corresponda' refiriéndose a los tribunales.

El vicepresidente Vicente Rambla, implicado en la trama, volvió a insistir en que Camps cuenta con 'el mayor apoyo popular' y afirmó que estaban concentrados en el debate de política general que se celebra hoy en Les Corts.

En el Grupo Popular autonómico adoptaron una estrategia defensiva. El secretario de Organización del PP regional, David Serra, cuyo nombre también aparece en el informe policial, afirmó que su partido acepta una comisión de investigación sobre su financiación, tal y como habían pedido los socialistas, a condición de que el PSOE someta sus cuentas al mismo escrutinio. 'Todos iguales, que nos investiguemos todos', afirmó.

El PSOE valenciano pidió a Camps que convoque elecciones anticipadas y renunció a participar en la comisión planteada por el PP por tratarse de 'juegos florales', según el secretario general del partido, Jorge Alarte.

Por su parte, Mariano Rajoy, en una entrevista en Punto Radio, reconoció que el presidente de la Generalitat estaba 'preocupado'. Para el líder del PP, la situación que está viviendo el partido en Valencia es 'diabólica' porque tiene que 'demostrar su inocencia, cuando lo normal es que alguien demuestre su culpabilidad'.

'Tengo mucha confianza en Camps. Yo lo he apoyado y lo sigo apoyando', proclamó. Pero no dijo ni una palabra de Costa. Rajoy dijo que espera que el PP valenciano haga 'un gran esfuerzo para demostrar su inocencia'.

'Yo espero que esto se explique bien para que quede claro', pidió. Además, señaló que las grabaciones que había visto publicadas le parecían 'interpretables'. Y aseguró que no tenía 'ni la más remota idea' de que El Bigotes le había enviado una carta para exigirle el pago de una deuda contraída por el PP gallego en 1999.

El secreto del sumario del caso Gürtel, que se prolonga desde febrero, está a punto de levantarse. Así lo desveló ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien aseguró que el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, le había informado de que el secreto se levantará mañana. Y en el PP muchos temen lo que pueda esconder ese sumario.