Público
Público

El PP pide la dimisión de Sinde, aunque dice que debería haber renunciado antes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, se ha mostrado hoy partidario de la dimisión de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, aunque ha puntualizado que su renuncia debería haberse producido antes del "fracaso" de la norma contra las descargas en Internet.

Pons, en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso, ha asegurado que ese "fracaso" de ayer en la Cámara Baja supone "la constatación" de que la actual ministra de Cultura "no sirve para nada".

Un "fracaso" que no sólo procede de la norma en sí, ha explicado Pons, sino también de la incapacidad del Gobierno y del PSOE en la negociación de un texto que tendría que haber concitado el apoyo de los grupos.

El dirigente del PP ha insistido en que su partido quiere una ley que proteja la propiedad intelectual, pero que también respete los derechos fundamentales de los internautas.

En cualquier caso, para los populares, la frustrada negociación de ayer de un precepto incluido en la ley de Economía Sostenible pone de manifiesto que con la ministra de Cultura "ya llueve sobre mojado", sobre todo porque en ningún momento, desde que se conoció esta disposición de la citada ley, el Gobierno ha sido capaz de poner de acuerdo a los partidos.

El grupo socialista, de hecho, intentó ayer durante toda la jornada reunir el apoyo suficiente para sacar adelante la llamada "ley Sinde", pero ni CiU ni PNV, ni a última hora el PP, se prestaron a ello.

Pons ha confirmado que los socialistas llamaron a los populares para salvar la norma "cuando faltaban tres minutos para la votación" y "no había alternativa", algo que molestó al PP.

"Pero con el Partido Popular se negocia desde el primer momento, somos el primer partido de la oposición", ha apostillado.

Asimismo, el responsable de Comunicación de los populares ha tildado de "frívolo" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por haber dicho hace dos días que la decisión sobre su futuro la ha trasladado a su mujer y a un cargo del PSOE, lo que ha disparado los rumores en las filas socialistas.

Ha pedido al jefe del Gobierno, por tanto, que no añada más incertidumbre a la situación compleja que vive España. "Los cuatro millones de parados merecen un presidente que frivolice menos", ha sentenciado.