Público
Público

El PP promete en su programa que no negociará con ETA pese a dejar las armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP ha incluido en el programa con el que se presentará a las próximas elecciones generales el compromiso de no negociar con los terroristas "ni por la presión de la violencia ni por el anuncio de su cese".

Añaden los populares en su programa, cuyo resumen, con las consideradas 100 medidas fundamentales, ha hecho público hoy, que ese compromiso será, si gana Mariano Rajoy los comicios, "un principio básico de la política de seguridad del Estado".

Igualmente, tal y como recoge el texto, el Partido Popular promoverá "el reconocimiento y la memoria de las víctimas" del terrorismo, por lo que apoyará todas aquellas iniciativas civiles en ese sentido.

Aboga el PP, en otros ámbitos, por cambiar la actual ley del aborto para defender el derecho a la vida, por ayudar a los ahorradores mediante nuevas deducciones en el IRPF y por fomentar el cobro parcial de la pensión y seguir trabajando de modo efectivo.

La reforma del procedimiento de designación de los magistrados del Tribunal Constitucional es otra de las propuestas electorales del PP.

A cuatro días del comienzo oficial de la campaña del 20N, el partido de Rajoy ha difundido hoy lo más destacado de su programa, pues el texto completo se dará a conocer a partir del martes, primero en Internet y posteriormente en el libreto que publicará.

El Comité Ejecutivo de los populares aprobará mañana en Santiago de Compostela un programa en cuyo resumen no figuran medidas inesperadas, y así, como estaba previsto, queda claro el compromiso de cambiar la actual ley del aborto.

Lo hará en un marco sanitario en el que el PP introducirá cuántas reformas sean necesarias para "mejorar la accesibilidad, eliminar la burocracia y ganar eficiencia en la gestión", y en ello, por ejemplo, promoverá la tarjeta sanitaria o la historia clínica electrónica.

El Partido Popular estará con los mayores, al menos así lo dice en el programa, y a ellos les promete una pensión más ajustada a sus cotizaciones, que puedan cobrar parcialmente la pensión y seguir trabajando y perseguir a quienes abusan de ellos en la oferta de servicios comerciales, financieros y asistenciales.

Sobre la racionalización del sector público, y aparte de la eliminación de las empresas, fundaciones o consorcios cuyas funciones pueda desempeñar la propia administración con los medios actuales, el PP propone fijar un salario a los cargos electos según el tamaño del municipio y los recursos socio-económicos del entorno y separar en los presupuestos las cuentas destinadas a los servicios básicos.

También definirá mejor las competencias de cada ámbito administrativo, favorecerá la comunicación de la gestión entre autonomías y hará una nueva ley de gobierno local en paralelo, como ha prometido el PP varias veces, a un renovado sistema financiero de los municipios.

En Justicia, el partido de Rajoy cambiará la oficina judicial, la dotará de un sistema informático único, y sobre todo, modificará el Código Penal para incorporar "la prisión permanente revisable".

Junto a ella, incluirá la aplicación de medidas de seguridad "postpenales", el cómputo de beneficios penitenciarios sobre las penas impuestas, y ya en otro orden recuperará el recurso previo de inconstitucionalidad en la tramitación de los Estatutos autonómicos.

La política exterior es uno de los ejes del programa, y en este área el PP se compromete con el euro, con unas políticas agraria y pesquera fuertes, con la democratización del norte de África, con la paz en Oriente Medio y con la modernización de las regiones subsaharianas.

El PP, además, anuncia que si gana revisará la ley de la carrera militar.