Público
Público

El PP se queda solo con su nueva teoría de la persecución

Ningún grupo le apoyará hoy en el Congreso para que el Gobierno explique el supuesto espionaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La supuesta persecución que el PP dice sufrir por parte del Gobierno llega hoy al Congreso sin apenas esperanza de vida. Su primer recorrido parlamentario será tan breve como las pruebas aún no aportadas por el partido de Mariano Rajoy para sustentar su denuncia verbal de que han sido objeto de 'escuchas telefónicas ilegales'.

El Congreso tumbará hoy la petición del PP de que la vicepresidenta Fernández de la Vega, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, comparezcan en la Cámara para ofrecer explicaciones sobre estas acusaciones. Ningún grupo parlamentario respaldará la iniciativa, que se debatirá en la Diputación Permanente, versión reducida de la Cámara que ejerce durante las vacaciones parlamentarias. El Congreso no da credibilidad a las denuncias del PP.

A pesar de su frágil mayoría en la Cámara, el PSOE respira tranquilo esta vez: 'Nadie con sensatez política va a comprar al PP esta teoría de la conspiración, la persecución y las escuchas', aseguran a Público desde la dirección del Grupo Socialista. 'Acebes y Zaplana llevaron a la ruina a Rajoy en la pasada legislatura; Camps, Costa y El Bigotes llevan camino de hacerlo en esta', responde este dirigente socialista para resumir la nueva deriva iniciada por el PP.

Desde la pasada semana, el PSOE ha tanteado al resto de formaciones representadas en el Congreso para conocer su posición. Este diario también las pulsó ayer y las cuentas coinciden. Todos confirman que no respaldarán al PP.

Los socialistas lideran el rechazo y se han asegurado el respaldo del PNV, ERC-IU-ICV, y el Grupo Mixto. Ayer buscaban aún conocer la opción final de CiU, cuya dirección en el Congreso admitía a Público que apoyar la solicitud del PP 'es complicado' y que su postura oscilará 'entre el no y la abstención'.

En el PP son conscientes de que su nueva teoría de la conspiración no pasará el primer filtro en el Congreso, pero anuncian que no cejarán en el empeño: 'Si el PSOE impide las comparecencias, insistiremos', advertía ayer un portavoz del Grupo Popular ante su previsible derrota.

El PP insiste en su estrategia de obligar a los socialistas a demostrar su inocencia 'si quieren despejar dudas y no tienen nada que ocultar', aunque no aporten prueba alguna de la culpabilidad del PSOE en sus acusaciones.

El partido de Rajoy registró la petición que estudiará hoy el Congreso después de que su secretaria general, María Dolores de Cospedal, acusase al Gobierno de 'perseguir a la oposición' desde un 'Estado policial'. El escrito del PP que hoy rechazará la Cámara está adornado con las mismas acusaciones. Pide a la vicepresidenta primera que explique 'las directrices que se han dado desde el Gobierno (...) para la persecución de militantes y dirigentes del PP', y al ministro del Interior que dé cuenta de la 'constante utilización partidista y sectaria de la policía judicial' contra su partido.