Publicado: 20.11.2013 16:55 |Actualizado: 20.11.2013 16:55

Sólo el PP rechaza en el Congreso la retirada de las cuchillas de Melilla

La oposición exige al Gobierno que desmonte las concertinas instaladas en la frontera de Marruecos, una medida que ha sido tachada de "ineficaz, vergonzosa y terrible"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda la oposición parlamentaria ha pedido hoy al Gobierno que retire las "terribles" cuchillas instaladas en la valla de Melilla, una iniciativa a la que no se ha sumado el PP, que ha reprochado a los socialistas que ahora pidan que se quiten cuando las defendieron en la anterior legislatura.

En el debate de una moción consecuencia de interpelación presentada por los socialistas sobre la política de inmigración del Gobierno, los grupos de la oposición han acordado una enmienda conjunta al texto para pedir al Ejecutivo conservador la retirada de las cuchillas, una medida disuasoria que tacharon de "ineficaz, vergonzosa y terrible" contra los migrantes que tratan de llegar a España.

Los portavoces de la oposición han valorado la investigación que iniciará la Fiscalía sobre este asunto, después de que su principal responsable, Eduardo Torres-Dulce, arremetiese ayer contra la colocación de las cuchillas en Melilla al considerar que no es un procedimiento ajustado a derecho ni "de estricta humanidad".

Pese a todo, la diputada del grupo popular María del Carmen Navarro ha defendido la instalación de la concertina y ha rechazado las críticas de los socialistas al recordarles que su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó en la anterior legislatura de "medida disuasoria y legal" las cuchillas que ahora intentar eliminar. Así, Navarro ha pedido a los grupos "que se dejen de demagogias y que no incendien más" y les ha invitado a sumarse a las políticas del Gobierno que "no se ha quedado con los brazos cruzados" en este asunto.

La moción ha sido defendida por la parlamentaria socialista María Soledad Pérez que ha exigido la eliminación de estas "terribles armas" que causan graves heridas a los inmigrantes, cuyas vidas tienen "tanto valor" como aquellas "que con tanta pasión" defiende el Ejecutivo en otros ámbitos. La diputada ha señalado que los socialistas cometieron "un error" cuando instalaron la concertina en la pasada legislatura pero que la retiraron cuando comprobaron los efectos que causaba.

Desde CiU, Antoni Picó ha considerado que la concertina es una "crueldad sin medida" que no puede ser aceptada como medida preventiva en una sociedad civilizada, mientras que el diputado de ERC Joan Tardà se ha referido a ella "como una vergüenza" y ha añadido que su retirada inmediata sería una acción que honraría al Gobierno.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha reprochado al Gobierno "su perversión" por no llamar a las cuchillas así para ver si de esta forma "pasa desapercibida esta atrocidad". La iniciativa ha contado también con el apoyo del PNV, que a través de su diputado Emilio Olabarria ha pedido al fiscal general del Estado que sea "congruente con la obligación que asumió" de investigar su colocación. La Izquierda Plural, por medio del parlamentario Joan Coscubiela, ha manifestado que esta medida es "inhumana", pero más lo es el hecho de buscarle -en referencia a la concertina- "el nombre un instrumento musical a algo que hiere y puede matar".