Público
Público

El PP sugiere que Zapatero estuvo en el origen del "chivatazo" a ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP ha elevado el tiro de sus acusaciones al Gobierno por el "chivatazo", que alertó a ETA en 2006 de una operación policial contra su red de extorsión, al sugerir hoy que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, estuvo "en el origen de las decisiones" que llevaron a la delación.

Así lo ha dicho esta mañana el diputado popular Ignacio Gil Lázaro tras recibir una respuesta del Gobierno en la que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, hasta ahora centro de las críticas del PP, afirma que "nunca" informó a Zapatero de que la operación prevista para el 4 de mayo de 2006 "se había frustrado en ese día como consecuencia" del "chivatazo" al dueño del bar Faisán.

Según Gil Lázaro, esta respuesta "terrible" del Ejecutivo "sugiere" que Rubalcaba no tenía necesidad de informar al presidente del Gobierno porque Zapatero ya estaba informado y porque "también estaba en el origen de las decisiones" que llevaron al 'caso Faisán'.

El diputado del PP no cree posible que el ministro del Interior no informara al jefe del Ejecutivo del hecho "más grave" sucedido en ese departamento desde la 'guerra sucia' contra ETA, si no fuera porque el presidente del Gobierno ya lo conocía de antemano.

"El Gobierno no puede permanecer en silencio, porque es él mismo el que acusa", ha alertado el diputado del PP en un encuentro informativo, en el que ha afirmado que Zapatero está "obligado a actuar".

En las casi 270 preguntas por escrito que el Gobierno ha contestado esta semana sobre el 'caso Faisán', el Ejecutivo niega también que Rubalcaba estuviera al tanto de la operación que se iba a desarrollar contra el aparato de extorsión de ETA.

También reconoce que el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, nunca citó al entonces director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, imputado en el caso, para que le informara sobre lo sucedido, algo que el PP califica de "sorprendente".

También niega el Ejecutivo que ni el ministro del Interior, ni el secretario de Estado de Seguridad, hayan usado, en tareas relacionadas con su cargo, tarjetas telefónicas prepago, como las que se utilizaron para dar el 'chivatazo' a ETA.

Gil Lázaro ya ha avanzado que su grupo parlamentario seguirá pidiendo explicaciones al Gobierno por este caso.

Por lo pronto, en la sesión de control del próximo miércoles, el diputado del PP preguntará a Rubalcaba cómo es posible que el jefe de la Unidad Central de Inteligencia (UCI) haya recordado ahora, años después, que el investigador del caso le propuso destruir de inmediato "la prueba demostrativa del chivatazo".

"Es sorprendente que se acuerde ahora de un hecho tan relevante, que alguien recobre así la memoria", ha ironizado Gil Lázaro, que ha acusado al Gobierno de intentar enfrentar "a unos policías contra otros" para "emponzoñar" y "demorar" la investigación judicial sobre el 'caso Faisán'.