Público
Público

El PP suspende cautelarmente de militancia a Cobo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Comité de Derechos y Garantías del Partido Popular decidió el miércoles suspender cautelarmente de militancia al vicealcalde de Madrid Manuel Cobo, por sus duras críticas a la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, informó el miércoles un portavoz del PP.

Cobo, que en una entrevista calificó "de vómito" el trato dispensado por Aguirre y su entorno al ex director gerente del FMI Rodrigo Rato con el telón de fondo de la lucha por el control de Caja Madrid, reconoció ayer en la reunión de la cúpula del PP que su actuación no había sido la correcta, aunque no se retractó.

No obstante, afirmó que se atendría a la decisión que tomara el órgano disciplinario.

"El comité está haciendo su trabajo y yo he cumplido con mi obligación de venir cuando me han citado y darles todas las explicaciones que me han pedido", declaró la "mano derecha" de Alberto Ruiz-Gallardón, rival político de Aguirre, al salir de la sede del PP en la calle Génova antes de conocerse la noticia.

También Juan José Güemes, secretario de comunicación en la Comunidad, dijo en declaraciones a Radio Nacional que "el PP de Madrid acepta y acata" la decisión.

El vicealcalde de Madrid, que disputó sin éxito a Aguirre la presidencia del partido en la comunidad, estará suspendido de militancia a la espera de que se tramite su expediente disciplinario, que según diversos medios podría considerarse una falta grave o muy grave.

En este último caso, la sanción podría conllevar una suspensión de militancia de entre cuatro y seis años, inhabilitación para ejercer cargos en el partido o en representación de éste e incluso la expulsión.

Cobo es el segundo militante del PP suspendido cautelarmente en menos de una semana, después de que el Comité de Derechos abriera expediente a Ricardo Costa por hablar en calidad de secretario general valenciano cuando había sido apartado del puesto hace dos semanas.

"ERROR TREMENDO"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, expresó ayer que no iba a tolerar de nuevo las divisiones en el PP a raíz de la trama de corrupción Gürtel y la pugna por el control de Caja Madrid, y consideró "inadmisible" que se hicieran manifestaciones publicas sobre asuntos internos del partido, críticas públicas a compañeros o que se presionara públicamente a órganos del partido.

Sin embargo, la ausencia de Esperanza Aguirre del Comité Ejecutivo, donde el PP trató de difundir una imagen de unidad, tras ventilarse las desavenencias vividas en la formación las últimas semanas, volvió a levantar polvareda.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, calificó de "un error tremendo" la ausencia de Aguirre.

"Creo que hubiera sido mejor si ella (Aguirre) hubiese asistido al Comité Ejecutivo Nacional. Creo que a mucha gente le extrañó que no estuviera y (...) lo consideró una falta de respeto hacia el Comité Ejecutivo Nacional, no a una persona en concreto, o a una dirección nacional, sino a todo el PP que había venido de toda España", declaró la "número dos" de Rajoy.

con razón, según la secretaria general - que los asuntos internos del partido no se ventilen en los medios de comunicación como en el caso de Cobo, se ausente de los organismos internos donde se deberían tratar las diferencias, y manifestó que debería ser más coherente y respetuosa con todo el PP.

"No lo comparto (que fuera una encerrona). En absoluto. Cuando se convoca un Comité Ejecutivo Nacional, porque son conocidos los problemas que se han producido, problemas en los que participan de manera importante varias personas, lo que es lógico es estar presente y hablar dentro de los órganos del partido todo lo que se tenga que hablar", agregó en la entrevista.

Aguirre se justificó ayer indicando que de esta forma sus compañeros podrían abordar con más independencia y libertad el "caso Cobo".

El miércoles, la presidenta no quiso hacer declaraciones pero en un acto dijo que para progresar después de una crisis algo tiene que cambiar, que hay que ir "de alguna manera contracorriente".