Público
Público

El PP unifica su posición, abstención en el CPFF y rechazo en las Cortes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP afronta la recta final de la reforma del modelo de financiación con una posición común y con una respuesta consensuada: sus gobiernos autonómicos se abstendrán en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y el grupo popular votará en contra en las Cortes Generales.

La puesta en común del mensaje ha cristalizado esta semana tras unos días en los que algunos presidentes regionales y la dirección nacional parecían seguir caminos distintos.

Según recalcan las fuentes consultadas, las posibles diferencias han quedado solapadas al resaltar dos consignas en las que todos, dirigentes instalados en Génova y "barones" territoriales, están de acuerdo: la propuesta del Gobierno hipoteca el futuro y lastra la competitividad de las autonomías.

Por tanto, el almuerzo que el líder, Mariano Rajoy, tuvo con los presidentes autonómicos el pasado jueves no fue baladí.

Durante el cónclave, apuntan fuentes de la dirección del PP, ningún presidente autonómico censuró que la dirección ofreciera un mensaje aparentemente contradictorio con el que algunos de ellos terminaron sus reuniones con el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Palacio de La Moncloa.

Al contrario, todos coincidieron en que, pese a la falta de precisión y desarrollo de la propuesta del Ejecutivo, el nuevo modelo aportará "recursos adicionales" a las comunidades autónomas.

Recursos que en época de crisis, con caídas generalizadas en los ingresos, resultan necesarios, y no sólo para hacer frente a una tesitura económica "compleja" y atender la demanda de servicios básicos, sino también "en clave electoral".

Esto en lo que concierne a los "intereses específicos" de cada una de las autonomías, al menos las que gobierna el PP, pero en lo que atañe al "interés general" que tanto ha mencionado Rajoy para justificar su posición tampoco hay grietas.

En el almuerzo, añaden las fuentes, los presidentes regionales del partido manifestaron igualmente que la negociación del Gobierno no había sido la acertada, primero por el procedimiento, que parece "improvisado", y luego por el contenido, que aún está muy jalonado y no sirve para adoptar una posición, pues faltan las cifras.

Sin embargo, de lo poco que se sabe del contenido de la propuesta el PP y sus comunidades autónomas extraen varias conclusiones, precisamente las que aglutinan el mensaje de los populares.

Las fuentes consultadas explican que el modelo hipoteca el futuro al incidir en el aumento de la deuda, una opinión en la que todos están de acuerdo, pero también merma la competitividad de las comunidades, ya que el sistema "premia" a las regiones que abogan por la subida de impuestos cuando en Europa casi todos los Gobiernos prefieren bajarlos, precisamente para fomentar la competitividad.

Bajo estas premisas, el PP avanzará en el tramo final de la negociación -está previsto que el Gobierno dé cifras la semana que viene-, hasta llegar al Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde los "barones" se abstendrán, y al Congreso y al Senado, donde el grupo popular votará en contra.