Público
Público

El PP vasco exige a Rajoy que la investigación por el 'caso Bárcenas' "llegue hasta el final"

Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso de los diputados, admite que el partido "está bajo sospecha" y no descarta acudir a los juzgados. Floriano advierte de que los papeles de Bárcenas se han podido manipular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los diferentes dirigentes del PP siguen enrocados en su postura de negar haber recibido los sobresueldos sin declarar. Aunque en el discurso empiezan a aparecer los primeros matices: 'sin dar crédito a todas las informaciones' el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, reconoció este viernes la 'indignación' que sienten los miembros de la formación en Euskadi con el caso Bárcenas y subrayó, además, que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene la 'responsabilidad de que la investigación interna llegue hasta el final' y el Gobierno la de 'poner coto a cualquier práctica irregular en la vida pública'.

Oyarzábal espera que en el Comité Ejecutivo de este sábado, convocado el jueves de forma urgente, Rajoy dé las explicaciones. 'Explicará cómo ve la situación y seguramente trasladará un mensaje a la sociedad', dijo el dirigente vasco. 'Hace poco tiempo Rajoy convocó un comité urgente y fue contundente al dar instrucciones para que todo el mundo en el PP se viera obligado a colaborar en la comisión interna y ordenó una auditoría externa. A partir de ahí, todo el mundo se ha puesto las pilas a sabiendas de que hay que clarificar este asunto para ocuparnos de lo que interesa a la gente que es sacar a este país adelante'.

El dirigente del PP vasco resaltó que son necesarias 'modificaciones normativas y nuevas leyes para aumentar urgentemente los controles sobre la financiación de los partidos'. 'En nuestro país se tardó en regularizar de manera razonable las donaciones a partidos y eso se ha ido regularizando para hacerlo más transparente la actividad interna de los partidos. Seguramente habrá que dar una vuelta de tuerca más', afirmó. 

Oyarzábal fue el más aurocrítico, pero en todo caso afirmó que 'no da crédito a todas las informaciones porque esas cosas chapuceras no encajan con la acción diaria interna del partido'. Y es que los responsables del partido conservador que este viernes han salido en tromba en los medios de comunicación han preferido poner el enfásis en otro mensaje: sembrar dudas sobre si los papeles de Bárcenas son auténticos o no, y si reflejan o no una contabilidad paralela dentro del PP. Algunos, como Carlos Floriano, vicesecretario de organización, deslizan la idea de que han podido ser manipulados; otros, como Esteban González Pons, aceptan que los papeles sean de Bárcenas aunque les nieguen verosimilitud. 

'Rajoy, una persona de una honradez absoluta e incapaz de saltarse ninguna norma', dice Alonso

Carlos Floriano puso en duda la veracidad de los llamados papeles de Bárcenas y advirtió que se han podido manipular para darle visos de 'verosimilitud', introduciendo datos ciertos como el crédito al presidente del senado, Pío García Escudero. 'No reconocemos esos papeles, independientemente de que se hayan podido mover y manipular para darle visos de verosimilitud', ha destacado Floriano en declaraciones a la cadena Cope.

También en esta cuestión Oyarzábal ha sido más contundente que sus compañeros de partido al pedir que se aclare cuanto antes esta cuestión. 'Lo que hay que ver es si esos papeles son o no falsos, si se han prefabricado, si esa contabilidad se llevaba de manera paralela. Seguramente será la justicia la que tendrá que delimitar las responsabilidades de cada uno'.

Otro que también ha salido a la palestra ha sido Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, quien en una entresvista en Antena 3 apostó por acudir a los juzgados para que se investigue el caso Bárcenas y el partido pueda defender su 'honor y honradez'. Pero luego ha insistido en el que parece ser el principal argumento del PP para hacer frente a esta crisis: que la intención de este caso es 'dañar' a esta formación política y al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy. Hay que desmentir lo que ha salido, poner sobre la mesa las cuentas claras y que los jueces investiguen para reponer el honor que ha sido dañado'.

En ese sentido Alonso ha coindicido con Floriano, quien dijo esta mañana que aunque desconoce quien está detrás 'de todo esto', para él es clara la intención 'desestabilizadora' y que lo que se pretende es 'falsear e injuriar' el nombre del PP y de sus altos dirigentes, entre ellos el del propio presidente de Ejecutivo, Mariano Rajoy, y 'el nombre de mucha gente que apoya al partido que sostiene al gobierno'.

Floriano tampoco descartó que este asunto acabe en los tribunales. 'Si llega el caso nos vamos a mostrar colaboradores para que se sepa que no tenemos nada que ocultar', dijo 'Podemos seguir llevando muy a gala que el PP es el único partido que no ha sido condenado por financiación ilegal' y añadió que se someterá a la transparencia 'a la que no tenemos ningún miedo'. 

Al menos Alonso ha admitido que su partido 'está bajo sospecha'.  'Para combatir esa información y desmentir ese papel hay que presentar con claridad las cuentas y es lo que se va a hacer', añadió el portavoz parlamentario. Como remate final, Alonso se refirió al resto de partidos: consideró 'infame' que dirigentes de la oposición como Alfredo Pérez Rubalcaba o Cayo Lara puedan 'atacar' al jefe del Gobierno 'sabiendo cómo es Rajoy, una persona de una honradez absoluta e incapaz de saltarse ninguna norma'.