Público
Público

El PP ve la mano del PNV tras la revuelta de curas contra Munilla

Basagoiti dice que «se les ve la sotana a los que negaban funerales» tras los atentados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tormenta que arrecia en la Iglesia vasca desde el nombramiento del obispo de San Sebastián, José IgnacioMunilla, con la bendición del cardenal Rouco Varela y del Papa Benedicto XVI, abrió ayer otro frente. Un día después de que la mayoría del clero guipuzcoano se rebelara en una carta contra esta designación, la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, del PP y seguidora confesa del Opus Dei, acusó a los anteriores obispos de San Sebastián de hacer hecho política 'de la mano' del PNV.

El anuncio de la elección de Munilla en noviembre generó desde un principio desconfianza entre los partidos nacionalistas, así como un descontento difícil de cuantificar hasta ahora en las iglesias guipuzcoanas, conocedoras de la trayectoria de su nuevo obispo, antinacionalista vasco y profundamente conservador.

El PNV teme que el prelado intente llevar la Iglesia a donde

No por ello ha dejado de sorprender la carta hecha pública el martes, con la firma del 77% de los párrocos y de 11 de los 14 arciprestes de la diócesis guipuzcoana, contra el nombramiento de Munilla en sustitución de Juan María Uriarte. En la misiva, muestran su 'disconformidad' y ven un intento de 'variar el rumbo' que, en los últimos 30 años, marcaron los obispos Setién y Uriarte.

Esta protesta del clero no ha pasado desapercibida entre los partidos, si bien el único que ayer intentó descalificarla fue el PP. Primero, la presidenta conservadora del Parlamento vasco dijo que la citada carta contiene 'auténticas barbaridades' e insinuó que el PNV está tras su redacción. 'El PNVha querido, como siempre, tutelar absolutamente todo, incluso hasta la Iglesia vasca', dijo.

El PSE ironiza con que los párrocos muestren

Poco después, el presidente del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti, sin aludir directamente al partido nacionalista, replicaba igualmente con extrema dureza ante la protesta. 'Se les va viendo la sotana a esos curas que se negaban o ponían pegas para que celebrásemos funerales de compañeros nuestros asesinados como Miguel Ángel Blanco. Ahora se les está empezando a ver el plumero a algunos curas', enfatizó.

El presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, expresó, por su parte, su temor de que con el nombramiento de José Ignacio Munilla la jefatura eclesiástica pretenda 'cambiar la dirección en la Iglesia guipuzcoana' y 'llevarla' a donde 'no quiere ir'. Tras mostrar su respeto a la independencia de la Iglesia en sus decisiones, agregó que es 'lógico que tengamos opinión, porque es una entidad que en Euskadi es muy importante y porque muchos de nuestros afiliados, yo mismo, somos cristianos'.

El portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, consideró con cierta ironía que 'llama poderosamente la atención que un número muy importante de párrocos guipuzcoanos haya decidido, ahora sí, en esta ocasión, hacer pública su discrepancia con el nuevo obispo, no sé si por considerarle excesivamente conservador o excesivamente poco nacionalista'.