Público
Público

El PP vuelve a cuestionar sin pruebas el fallo del 11-M

Planta en el Senado al número dos de Interior después de que éste dijera que sólo los conservadores y Batasuna dudan de las sentencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace dos años, el Tribunal Supremo zanjó la investigación judicial de los atentados del 11 de marzo de 2004. Y lo hizo en la línea de la Audiencia Nacional, atribuyendo la autoría de la masacre exclusivamente a terroristas islamistas. Para el PP, todavía en 2009, el caso no está resuelto. Ayer, un senador conservador, Luis Peral, insistió en la 'necesidad' de seguir indagando los hechos. Se lo dijo en su cara al secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, que, perplejo, contestó que sólo el PP y 'un partido hoy excluido de las instituciones', en referencia a Batasuna, cuestionan las sentencias firmes. Después de un forcejeo verbal, Peral y sus otros tres compañeros de partido se marcharon y dejaron plantado a Camacho.

Fue el desenlace tenso de una comparecencia del número dos del Ministerio del Interior que había comenzado a las 16 horas. Camacho primero tenía que explicar las actuaciones de su área en materia de violencia de género. Luego debía dar cuenta de la evolución de la criminalidad en España. Cuando llegó a ese punto, Peral embistió. Volvió al 11-M, un asunto que ya ha esgrimido más veces en esta legislatura. El senador sostuvo que había que investigar de nuevo el atentado, pues 'los casos juzgados se pueden reabrir cuando se conocen nuevos hechos relevantes y se prueban', adujo en una nota el Grupo Popular.

Los senadores de los otros dos grupos presentes en la sala, PSOE y Entesa, se mostraron turbados. 'El socialista Francisco Jiménez y yo mismo -relató a Público Joan Sabaté, del PSC- dijimos a Peral que aquello no era un comportamiento respetuoso. Cuestionaba sentencias firmes, y eso crea en la ciudadanía desconfianza e inquietud en las instituciones'.

Camacho abundó en el reproche. Señaló que hay que acatar el Estado de derecho y deslizó que 'sólo el PP y otro partido hoy excluido' del Parlamento se atreven a dudar de fallos firmes de los tribunales. Peral entendió que comparaba al PP con Batasuna y le exigió una rectificación. Camacho se negó. No estaba equiparando a los conservadores con Batasuna -partido ilegal que ni mencionó-, dijo, sino evidenciando un 'hecho objetivo', que el PP cuestiona sentencias firmes, como hacen formaciones ya extraparlamentarias.

Peral insistió en su demanda. Camacho no cedió, así que los cuatro senadores del PP respondieron abandonando la sala. María Escudero, la portavoz socialista en la Comisión de Interior, mostró su 'hartazgo' por que se utilice 'una vez más' el 11-M y censuró la 'falta de respeto al juego democrático' del PP. Sabaté juzgó 'inaceptable' la 'salida de guión' de Peral.

 


La de ayer no fue la primera vez que Luis Peral se encaraba con Antonio Camacho. Los portavoces María Escudero (PSOE) y Joan Sabaté (Entesa) recordaban que la tensión entre ambos venía de lejos.

En la mente de todos estaba la comparecencia del secretario de Estado el 16 de abril de 2009, una de las más largas en la historia parlamentaria, de nueve horas y media. Entonces, Peral se lamentaba de que no se hubiera “esclarecido totalmente” el 11-M y no se hubiera “detenido a los responsables”.

El senador del PP abroncó a Camacho por acudir pocas veces a la Cámara y su “falta de disponibilidad” para contestar a la oposición. El secretario de Estado replicó que no tenía reparos por ir al Senado, y que lo hacía con agrado. Pero, como ayer, no entró al trapo del 11-M.