Público
Público

PP y PSOE se enzarzan por el 11-M en la comisión de espionaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los portavoces del PP y PSOE en la comisión por el supuesto espionaje realizado a altos cargos madrileños se enfrentaron el miércoles por la decisión de los socialistas de no asistir al homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de marzo presidido por Esperanza Aguirre.

Los socialistas anunciaron el martes que boicotearían los actos de la presidenta de la Comunidad de Madrid por considerarla responsable del "carpetazo" o "cierre en falso" de la comisión parlamentaria regional que está investigando esta presunta trama de espionaje a altos cargos madrileños del Partido Popular.

Esa decisión se materializó el miércoles por la mañana en el acto de homenaje a las víctimas del 11-M celebrado frente a la sede del Gobierno madrileño al cumplirse cinco años de los atentados, al que no asistieron los socialistas madrileños.

"Lo que ustedes han hecho es lo más reprobable que se puede hacer en democracia", declaró el portavoz del PP en la comisión, David Pérez, al inicio de su intervención, acusando a los socialistas de enviar mensajes de texto y "recurrir al pásalo" para evitar la asistencia al acto presidido por Aguirre.

"La señora (portavoz del PSOE, Maru) Menéndez ha querido lavar su conciencia pidiendo un minuto de silencio aquí (por las víctimas)", añadió, en medio de un duro intercambio de acusaciones y reproches entre los portavoces políticos.

La portavoz socialista respondió entonces que no habían participado en el homenaje porque no querían "hacer de comparsa de la señora Aguirre", añadiendo que el PSOE "nunca jamás" había "vilipendiado" a las víctimas, "como se hizo por parte de miembros del PP" en la comisión del Congreso sobre los peores atentados cometidos en Europa por una célula islamista y que causaron 191 muertos en 2001.

La presidenta de la comisión, Rosa Posada, interrumpió entonces el intercambio de declaraciones para evitar "entrar en esa dinámica intolerable e inacabable".

Sin embargo, el 11-M volvió a salir a colación en el inicio de la intervención del único compareciente del día de la comisión, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, que también echó en cara a los socialistas su no asistencia al acto de homenaje.

"El acto que se ha celebrado esta mañana no es un acto de Esperanza Aguirre, es un acto de 6,5 millones de madrileños que están con el dolor de las víctimas del terrorismo".

"Los madrileños les pagan para que vayan a ese acto. Cuando se quedan en casa o en otro sitio, ustedes están pervirtiendo aquello para lo que fueron elegidos (...) A los madrileños no les representan ni los sindicatos ni los actores", añadió el consejero del PP.

PSOE e Izquierda Unida arremetieron el martes contra el Gobierno de Aguirre por considerar que había dado "carpetazo" a la comisión al plantear que se voten sus conclusiones el 18 de marzo, adelantando en casi dos semanas su cierre previsto y pese a que aún quedaban por testificar 18 de los 29 comparecientes previstos, entre ellos algunos de los supuestamente espiados.