Público
Público

EL precio del éxito en Copenhague asciende a 233.000 millones, según Intermón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países ricos pueden generar una reacción en cadena que llevara al éxito la cumbre sobre Cambio Climático en Copenhague si destinan, al menos, 233.000 millones de euros anuales en fondos públicos para ayudar a los gobiernos pobres a reducir sus emisiones, según cálculos de Intermón Oxfam.

El lunes, hoy, comienza en Copenhague esta reunión de alto nivel de las Naciones Unidas, a la que asistirán 20.000 delegados de más de 190 países y casi cien líderes políticos con la intención de llegar a un acuerdo sobre el régimen climático internacional a partir de 2012, cuando expira el Protocolo de Kioto.

Según el portavoz de cambio climático de Intermón Oxfam España, José Antonio Hernández de Toro, el precio del éxito en Copenhague se eleva a 233.000 millones de dólares: "necesitamos ver esta cifra brillando en lo alto de las luces de Navidad al final de la cumbre".

Una cantidad que Hernández de Toro califica de "calderilla" si se compara -dijo- con los 8,4 billones de dólares invertidos para salvar a los bancos en quiebra" como consecuencia de la crisis financiera mundial.

Advierte, además, de que toda la financiación debe ser realmente nueva y adicional, ya que muchos países -sobre todo Alemania y Japón- todavía planean utilizar dinero de compromisos ya existentes de ayuda al desarrollo para cumplir con sus obligaciones climáticas.

A su vez, la Unión Europea acordó en octubre que se necesita un fondo público global de entre 22.000 y 50.000 millones de euros anuales para ayudar a los países pobres a afrontar el cambio climático, pero "no dijo con qué cantidad contribuiría".

La Comisión Europea estima que la aportación de la Unión podría llegar hasta los 15.000 millones de euros al año.

Naciones emergentes como China han expresado ya su disposición a disminuir de manera significativa sus emisiones en el caso de que los países ricos proporcionen la ayuda necesaria.

"Esto, a su vez, podría ayudar a los países ricos a eliminar sus propias trabas internas para lograr metas más ambiciosas de reducción de emisiones", opina Intermón.

Por su parte, la organización ecologista WWF/Adena pide en un comunicado que Copenhague sea recordada como la ciudad donde se salvó el planeta.

La cumbre debe sellar un acuerdo jurídicamente vinculante, suficientemente "justo y ambicioso" para impedir que la temperatura global supere los dos grados y evitar unas consecuencias catastróficas, explica WWF/Adena.

Entre los puntos que debe incluir el acuerdo, la organización ecologista destaca la reducción de la destrucción de los bosques tropicales en un 75 por ciento para 2020, y la disminución de las emisiones en un 30 por ciento por parte de los países en desarrollo para 2020 y de un 40 por ciento por parte de los países ricos.