Público
Público

El precio del gasóleo iguala al de la gasolina por primera desde 2009

El gasóleo sube un 3% en la última semana y se sitúa a 5,8 céntimos de su máximo histórico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El precio del litro del gasóleo ha aumentado un 3% durante la última semana y ha igualado al de la gasolina, algo que no se producía desde hace dos años, según datos recogidos a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

En concreto, el litro de gasóleo, consumido por el 81% del parque automovilístico español, cuesta 1,271 euros, precisamente el mismo importe que el litro de gasolina, que en la última semana se ha encarecido ligeramente, apenas un 0,07%, o 0,1 céntimos el litro.

El gasóleo ha subido un 7% desde comienzos de año y un 28% desde la misma semana del año pasado, y se sitúa a apenas 5,8 céntimos de su máximo histórico de 1,329 euros, marcado a mediados de 2008, cuando el barril de petróleo costaba 147 dólares. El precio actual es el mayor desde hace más de dos años.

Por su parte, la gasolina se ha encarecido un 1,2% en lo que va de año y se sitúa por debajo del récord histórico de 1,285 euros el litro, marcado a mediados de enero. Este combustible cuesta ahora un 15% más que en la misma semana de 2010.

Con el escenario actual de precios, los automovilistas con vehículos de gasolina y de gasóleo deben dedicar 69,9 euros a llenar un depósito medio de 55 litros, cuando hace un año los primeros gastaban 60,3 euros y los segundos 54,2 euros. El encarecimiento de los combustibles de automoción coincide con el máximo nivel de precios del crudo desde 2008. El precio del barril Brent, de referencia en Europa, alcanza los 103,4 dólares, frente a los 102,06 dólares de la semana pasada.

No obstante, los precios de los carburantes en España se encuentran por debajo de la media europea. Así, la gasolina alcanza los 1,447 euros el litro en la UE de los 27 y los 1,453 euros en la zona euro. En el caso del gasóleo, el precio se sitúa en 1,338 euros en la UE de los 27 y en 1,320 euros en la eurozona. Esta circunstancia se produce a pesar de que el precio sin impuestos en España es superior al de la media comunitaria.