Público
Público

El precio del petróleo se vuelve a desplomar

El barril de crudo Brent cae por debajo de los 40 dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cara positiva de la crisis, al menos para los países importadores de energía, volvió a hacerse visible ayer en los mercados internacionales de petróleo. La cotización de la variedad Brent, que es la que sirve de referencia en Europa, volvió a hundirse, y el precio del barril se situó durante la jornada por debajo de los 40 dólares (llegó a 39,35), una cota casi impensable hasta hace bien poco, si tenemos en cuenta que a primeros de julio superó los 146 dólares. Al cierre de la sesión, el Brent se situó en 40,15 dólares, dos dólares menos que el jueves.

La caída de este viernes se aceleró tras la publicación de los pésimos datos de paro en EEUU, que confirman la maltrecha situación de su economía. Un informe de la Agencia Internacional de la Energía apuntó también que el consumo de petróleo en los próximos años será inferior a lo previsto.

Por otra parte, el Banco de España constató este viernes que las subidas y bajadas del precio del crudo tienen un mayor impacto en los precios de venta al público de los carburantes en España que en otros países europeos. Así se concluye en un estudio de la entidad, en el que se analiza la evolución de la cotización del crudo en los últimos meses y cómo se transmite a los precios minoristas, es decir, a lo que realmente pagan los consumidores en el surtidor. El estudio, que compara la repercusión con lo que ocurre en Alemania, Reino Unido y Francia, revela que la gasolina y el gasóleo han bajado en España alrededor de un 23% desde el 30 de junio, cuando se inició la fase descendente del petróleo, hasta el 10 de noviembre, un periodo en el que se acumuló una rebaja del precio del crudo del 60,9%. En el resto de los países considerados (ver gráfico) las caídas fueron menores.

Algo parecido, pero a la inversa, sucedió en el primer semestre de 2008, cuando el precio del petróleo se disparó un 55,2%. En ese periodo, en España la gasolina subió un 15% y el gasóleo lo hizo en un 22,6%. Ambas tasas de crecimiento son también superiores a las de las demás países, salvo en el caso concreto de la gasolina en Reino Unido.

El Banco de España explica que esta mayor sensibilidad de los precios de venta en España está relacionada con el inferior gravamen fiscal que soportan los derivados del crudo.

La entidad también ha analizado un periodo más prolongado (1999-2008), con el fin de comprobar si las conclusiones del último año sirven también para etapas menos volátiles. En este caso, en España los precios minoristas antes de impuestos (no finales) recogen con menor intensidad que los otros países las oscilaciones de la cotización del crudo, lo cual se atribuye a que 'parece existir un menor grado de competencia'. La transmisión de los precios de la gasolina se realiza en 7 semanas, y la de los del gasóleo, en diez.

En todo caso, el estudio aclara que en ninguno de los países evaluados se producen asimetrías en la traslación de precios, rechazando así el tópico de que las variaciones de los carburantes son mayores y más rápidas cuando sube el petróleo que cuando baja.