Público
Público

El precio de los mensajes de móvil no baja desde 2003

La CMT critica que los SMS sean más caros dentro de España que desde fuera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las compañías de telefonía móvil llevan años resistiéndose a bajar el precio de los mensajes cortos, los populares SMS. Según el Informe Anual de 2008 de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, hecho público ayer, la tarifa 'se ha mantenido prácticamente constante en los últimos ejercicios' con un precio medio por SMS en 2008 de 11,1 céntimos de euro, 'similar al del año 2003'. Ese coste medio se debe al efecto de las promociones de mensajes gratis, porque el precio nominal que aplican las tres principales operadoras (Movistar, Vodafone y Orange) es de 15 céntimos.

Esta resistencia a bajar el precio de la mensajería contrasta con la caída año tras año del precio de las llamadas de voz. En 2008, el coste medio por minuto cayó un 5,1%, situándose en 16,3 céntimos.

El mantenimiento de los precios ha llevado a la paradoja de que, desde el pasado 1 de julio, sea más barato mandar un SMS cuando se está de viaje en el extranjero que entre dos puntos de España. La Comisión Europea ha impuesto desde esa fecha un precio máximo de 11 céntimos para los SMS en roaming (los que se envían desde un país diferente al de origen), pero no puede intervenir en los precios nacionales, que por estar liberalizados dependen únicamente de la decisión de las compañías.

La situación no ha pasado inadvertida a las asociaciones de consumidores, que han denunciado un posible pacto de precios ante la Comisión Nacional de Competencia, a pesar de que ya se archivó un caso similar hace años. También preocupa al regulador. El presidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez, reconoció ayer que 'no parece razonable' que se mantenga esta situación. 'Creo que hay una distorsión del mercado', añadió y recordó su escasa capacidad de actuación ya que la propia Comisión Europea no permite a los reguladores nacionales poner topes a los precios a cliente final.

En época de vacas flacas, esta falta de flexibilidad de los precios no deja indiferentes a los consumidores, que fueron quienes hace años convirtieron en un éxito los SMS. En 2008, los españoles enviaron 8,8 millones de mensajes cortos, un 6,4% menos que en 2007.