Público
Público

El precio de la vivienda nueva libre cae un 4 % en 2011

Los precios han bajado en todas las Comunidades Autónomas y se espera que esta tendencia continúe en 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras la burbuja de los primeros años del milenio en los que el precio de la vivienda se hinchó hasta límites grotescos vino la crisis del ladrillo. 'Se acabó la fiesta', como muchos han dicho. En este 2011 el precio medio de la vivienda nueva libre cayó un 4% y en 2012 continuará con la tendencia a la baja iniciada en 2008, cuando empezó la crisis. Trae estos datos el informe publicado por la Sociedad de Tasación, que revela que el pasado ejercicio se iniciaron 81.000 casas, la cifra más baja desde 1985.

Pese a los descensos acumulados desde 2008, el precio de la vivienda nueva en España sigue inflado, ya que es siete veces superior al del 1985.

En diciembre de 2011, el precio de la vivienda nueva de tipo medio en las capitales de provincia se situó en 2.376 euros por metro cuadrado construido, con lo que una casa de 90 metros cuadrados vale unos 213.840 euros.

El precio de la vivienda nueva en España es siete veces superior al del 1985 Los precios bajaron en todas las comunidades autónomas, encabezadas por Navarra (7,3 %) y Aragón (7 %), mientras que los descensos menos acusados correspondieron a Galicia (1,3 %) y Extremadura (2,8 %).

Al cierre del año, las capitales de provincia con los precios de vivienda más altos eran Barcelona (3.671 €/m2), San Sebastián (3.601 €/m2) y Madrid (3.191 €/m2).

Según el informe, en 2011 el mercado inmobiliario de la vivienda redujo su nivel de actividad debido a las dificultades para obtener financiación, y el ajuste de precios fue menos acusado en el segundo trimestre.

El informe añade que se ha registrado un 'importante aumento' en el número de viviendas de entre 1 y 5 años pendientes de primera ocupación puestas a la venta por entidades de crédito y particulares no profesionales, al tiempo que se ha incrementado la oferta de alquiler con opción a compra.

De cara a 2012, las previsiones macroeconómicas apuntan a una posible recesión, lo que, unido al aumento de la inflación y del euríbor, dificultará que se recupere el nivel de renta disponible para la adquisición de vivienda de antes de la crisis. Este efecto se verá potenciado por la incidencia de las tasas de paro y de la incertidumbre laboral.

Es de prever que en 2012 continúe la tendencia a la baja de los precios de las viviendas hasta que se absorba el excedente de oferta existente, concluye el informe, que añade que la reducción del stock será más dinámica en las zonas céntricas de las ciudades por la escasez de inmuebles nuevos y de suelo edificable.