Público
Público

El precios de los alimentos crea 75 millones de hambrientos más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El aumento de los precios de los alimentos es parcialmente responsable del incremento de 75 millones en el número de personasque pasan hambre en el mundo en 2007, llevando el total a unos 925 millones, dijo el miércoles la Organización para la Agricultura y la Alimentación de laONU (FAO, por sus siglas en inglés).

Su presidente, Jacques Diouf, dio a conocer el dato en el Parlamento italiano la víspera de la publicación del informe oficial.

Esto aleja aún más el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por la ONU, que incluyen reducir a la mitad el hambre y lapobreza para 2015.

Diouf calculó que unos 850 millones de personas pasaban hambre antes del salto en el precio de los alimentos que tuvo lugar este año y el pasado,desatando numerosas manifestaciones de protesta e incluso disturbios en los países más afectados.

La FAO organizó una cumbre en Roma el pasado mes de junio para encontrar modos de luchar contra el incremento de los precios, atribuidos a unaspeores cosechas, el alto coste del petróleo, los biocombustibles y el incremento de la demanda para los alimentos de primera necesidad, especialmente enlos países asiáticos de rápido crecimiento.

La próxima semana los jefes de Estado y de Gobierno mundiales se reunirán en la ONU para revisar una valoración actualizada del progreso en elcumplimiento de los ocho objetivos de Naciones Unidas, entre los que también están la ampliación de la educación universal y luchar contra la extensióndel VIH/sida.

La lentitud en la entrega de la ayuda financiera por parte de algunas de las naciones más ricas es una de las razones por la que el cumplimiento de losobjetivos para 2015 está en peligro, según responsables de la ONU y de las agencias de cooperación.

Los países donantes han aumentado la ayuda desde 2000, pero en 2006 y 2007 cayó un 4,7 y un 8,4 por ciento, respectivamente, según un informe dela ONU publicado a primeros de mes que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de "un toque de atención".