Público
Público

Los precios, por los suelos

La inflación cierra 2008 en el 1,4%, su nivel más bajo en 10 años, pero la mejoría es muy irregular // El IPC continuará su senda descendente, pero Economía descarta la deflación 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace 10 años, bajo el Gobierno de José María Aznar, el IPC cayó a su registro democrático más bajo (1,4%) y se mantuvo dos meses a ese nivel. Las turbulencias internacionales habían hundido la cotización del petróleo, y eso propició una drástica contención de los precios que apenas duró. Una década después, con un Ejecutivo socialista al frente, la historia se ha repetido, y ayer se conoció que la inflación cerró diciembre en otro histórico 1,4%. Exceptuando las referencias de 1998, habría que remontarse hasta 1969 para ver una cifra tan favorable.

'Es un dato especialmente positivo, ya que se traduce en una mejora de la renta real de las familias', se congratuló ayer el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

Según publicó el INE, el mes pasado el IPC encadenó su quinto descenso consecutivo y bajó un punto en tasa interanual, hasta situarse en el 1,4%. Para Vegara, algo más del 80% de la disminución registrada se debió al petróleo y los alimentos: 6,5 décimas de la caída total se explican por el menor coste energético, y 1,5 décimas, por la moderación de los alimentos. También contribuyeron, aunque en menor medida, la vivienda y el vestido y el calzado, coincidiendo con el inicio de las rebajas de invierno.

Pese a todo, se observa que la inflación española es dual. Sus componentes muestran un comportamiento dispar, y en diciembre pocas rúbricas se mantuvieron en torno al 1,4% de media mensual: algunas bajaron con fuerza (por ejemplo, el transporte), y otras, en cambio, siguieron mostrando un fuerte crecimiento (enseñanza, hoteles, cafés y restaurantes, o alcohol y tabaco).

La inflación subyacente, que excluye la evolución de los precios de la energía y de los alimentos frescos, cerró el año en el 2,4% (tres décimas por debajo del nivel que marcó noviembre). Se trata de un factor importante, porque, a juicio de Vegara, permite descartar la deflación. 'No cabe esa posibilidad. Lo que sí vamos a tener son ajustes adicionales de la inflación por el efecto base del petróleo', explicó. En todo caso, si el crudo se estabiliza, la tendencia bajista del IPC se prolongará hasta el verano.

Unanimidad con matices

Políticos, empresarios y sindicatos coincidieron en que la moderación de los precios es una buena noticia, aunque PP y CiU advirtieron de que el IPC revela un alarmante freno en la actividad y el consumo. CCOO y UGT, por su parte, subrayaron la importancia de mantener el poder adquisitivo de los trabajadores, y las Cámaras de Comercio y CEOE reiteraron que en 2009 la inflación seguirá a la baja.