Público
Público

Un prefecto denuncia que el Gobierno de Morales planificó la "masacre" de Pando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El prefecto (gobernador) de Pando, el opositor Leopoldo Fernández, acusó hoy al Gobierno boliviano de planificar la "masacre" ocurrida en su región y denunció que los sectores afines al presidente Evo Morales estaban armados desde hace días.

El choque violento del jueves que se ha cobrado al menos 16 vidas en ese departamento amazónico, en el norte del país, obedece "a una estrategia planificada" desde el Gobierno "que ya venía implementándose desde hace bastante tiempo", dijo Fernández en una entrevista a Radio Fides.

"Había una intención de crear una indisposición en la población contra el Gobierno departamental para echarnos la culpa de todo", aseveró Fernández, quien agregó que el Ejecutivo ha utilizado el conflicto para decretar el estado de sitio en Pando.

El Gobierno justificó ayer esa medida excepcional por el creciente número de víctimas en la "masacre" ocurrida en la localidad de Porvenir, cercana a Cobija, la capital de Pando, por enfrentamientos entre campesinos leales a Morales y grupos opositores autonomistas.

Según Fernández, "va a costar mucho" que esta medida se aplique entre la población porque se trata de una decisión "abusiva, sin ningún tipo de sustento y que no tiene consistencia alguna".

El prefecto acusó también a las Fuerzas Armadas de haber sido testigos del enfrentamiento y de "no hacer nada" para evitar la violencia entre campesinos afines a Morales y cívicos opositores.

Aseguró que los campesinos estaban armados, aunque dijo desconocer si iban directamente a la localidad de Porvenir o si marchaban hacia Cobija "con la intención de tomar la capital del departamento y la prefectura".

El gobernador lamentó los hechos violentos que, a su juicio, "se veían venir", tal y como él mismo anunció "en diversas oportunidades".

No obstante, señaló que desde su departamento se va a "seguir luchando" para conseguir "un país con libertades".

"No van a conseguir parar el proceso autonómico que llevamos adelante ni quitar a Pando la esperanza y posibilidad de crecer ni nuestros recursos", añadió.

Criticó la "habilidad del Gobierno para desvirtuar las cosas" y negó que sicarios brasileños y peruanos pagados hayan participado en la masacre.

Desmintió las informaciones de algunos medios sobre su supuesta huida junto con algunos dirigentes cívicos a Brasil, "a pesar de la difícil situación que está atravesando el departamento y de que saben que corren peligro".

Asimismo, el prefecto se mostró partidario de recurrir a "instancias totalmente imparciales" para investigar los hechos violentos ocurridos en su región.

Se refirió también al intento de diálogo entre el Gobierno y los prefectos opositores, representados por el gobernador de Tarija, Mario Cossío, y se mostró pesimista sobre sus resultados.

El diálogo "es solo un discurso (...) pero no pasa nada en la práctica", expresó Fernández, quien criticó que "mientras Cossío entraba en el Palacio de Gobierno, las autoridades dictaban el estado de sitio, tomaban el aeropuerto (de Cobija) y amedrentaban a la población".

Fernández aludió así al episodio violento que tuvo lugar ayer en el aeródromo de Cobija, donde un soldado y un civil murieron en un tiroteo entre militares y opositores.