Público
Público

Los prefectos opositores firman un preacuerdo para iniciar el diálogo con el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los prefectos (gobernadores) opositores de Santa Cruz, Rubén Costas, y de Tarija, Mario Cossío, firmaron hoy el preacuerdo para iniciar el diálogo con el Gobierno de Evo Morales, a pesar de la detención de su colega de Pando.

Momentos después de que Costas anunciara ante los medios su disposición a aceptar el documento, lo rubricó junto con su colega tarijeño en un local de la Iglesia Católica en la capital cruceña acompañados del cardenal Julio Terrazas, presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia.

Costas, uno de los más duros opositores a Morales y líder del proceso autonomista secundado en Bolivia por otras cuatro regiones, defendió el diálogo como "el único camino" para el país y acusó al Gobierno de buscar "pretextos para generar más luto entre los bolivianos".

Transmitió su solidaridad con el prefecto pandino Leopoldo Fernández (detenido hoy por el Ejército en la ciudad de Cobija) ante la "represión gubernamental" que ha sufrido, dijo que ha sido detenido "sin el debido proceso" y confinado "en una guarnición militar" y exigió que se respeten "su vida y sus derechos".

Tras pedir tranquilidad y serenidad al pueblo cruceño ante las provocaciones de los oficialistas, Costas acusó al Gobierno de Morales de atentar contra la democracia y le responsabilizó de los enfrentamientos que puedan producirse.

Aludió al cerco que los movimientos sociales afines a Morales están aplicando e intensificando sobre Santa Cruz: "No nos dejaremos amedrentar por todos los movimientos y el cerco y por todo lo que está aconteciendo en los alrededores de Santa Cruz", dijo en su declaración.

Pese a ello, apostó por el diálogo "franco y leal" como único camino posible para la pacificación de Bolivia.

Según el documento que han suscrito Costas y Cossío, el diálogo entre el Gobierno y sus opositores autonomistas se iniciará el próximo jueves en la ciudad de Cochabamba (centro) en presencia de mediadores de la UE, la ONU, la Iglesia Católica, Unasur y la OEA.