Público
Público

Un premio contra el mercado

El escultor Nacho Criado gana el Nacional de Artes Plásticas 2009 por "ampliar los límites de la obra artística"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los intereses arquitectónicos, literarios y musicales del escultor Nacho Criado (Mengíbar, Jaén, 1943), premiado ayer con el Nacional de Artes Plásticas 2009, le han procurado fieles amigos, como Massimo Cacciari, Félix Duque o Juan Barja, director del Círculo de Bellas Artes. Este último lo retrató ayer como 'un autor secreto', en contraposición a esos artistas 'mánager que van buscando financiaciones con la maleta'.

A lo largo de su carrera, los medios de comunicación han vinculado a Criado al arte povera y al conceptualismo; etiquetas que el artista tildó ayer de 'sambenitos'. Él mismo se ve como un superviviente a 'una modernidad azarosa', en la que, tras la buena salud del conceptualismo en los años setenta, los focos se centraron en la revalorización de la pintura, con José Manuel Broto y Miquel Barceló en la cresta de la ola. 'Yo respeto a todo el mundo, pero que me interesen ciertas cosas ya es diferente. Si soy un artista difícil, es porque nunca he renunciado a considerar el arte como un empeño personal', explicó ayer.

'El arte no es redundar en lo que ya se ha hecho, el arte es dificultad'

La concesión de este premio se interpretó ayer como un toque de atención. 'No está muy bien representado en las colecciones españolas', indicó ayer el crítico Fernando Castro Flórez, comisario de la exposición de Criado en el IVAM Tras la ruina algo queda. Una carencia señalada también por José Díaz Cuyás, comisario de Encuentros de Pamplona, exposición temporal del Reina Sofía en la que se dedica una sala entera a Criado.

El jurado del premio del Ministerio de Cultura destacó 'su papel fundamental en la ampliación de los límites de la realización de la obra artística, la composición de un extenso universo poético y su contribución a un pensamiento estético inédito'.

La crítica aplaudió unánime 'un premio merecido, que ha llegado a tiempo', en relación al cáncer que padece el artista desde hace tiempo.

'Es un autor secreto, no un mánager en busca de financiaciones'

Nacho Criado recibió ayer la noticia con sorpresa. 'Lo interpreto como un reconocimiento a una cantidad de años de trabajo difícil y complejo', resumió al otro lado del teléfono antes de viajar a Valencia, donde hoy ofrecerá una conferencia en la Universidad Politécnica.

La inclusión del tiempo en su obra, mediante esculturas hechas en madera carcomida por termitas; la reflexión sobre el cuerpo, el anonimato y la memoria caracterizan los más de 40 años de oficio de Criado. El escultor andaluz es un artista atípico, con mucha más obra en la cabeza de la que realmente ha materializado y que nunca se ha preocupado por cambiar su arte para hacerla afín al mercado.

'Es un artista de una gran inteligencia y capacidad reflexiva, pero sin coleccionismo', recordó Flórez. Aunque esto está a punto de cambiar con la adquisición, por parte del Reina Sofía, de varias piezas, confirmó ayer el artista.

Contra el artista autista
Las referencias filosóficas, arquitectónicas y musicales que Criado introduce constantemente en su obra lo alejan de esa figura del artista ermitaño. Samuel Beckett, San Juan de la Cruz, Ungaretti y Salvatore Quasimodo vienen nutriendo sus obras.

Más verbal que físico
Muchos de los proyectos de Criado nunca han llegado a realizarse bien por resultar demasiado inmateriales (como Ellos no pueden venir esta noche, concebido en 1977) bien por falta de medios para su producción. 'Eso me he hecho desarrollar el trabajo más que en un plano físico, en un plano mental, que tiene que ver con un ideario y no con lo que redunda en lo que ya se ha hecho, como pintar un lienzo, firmarlo'.

La elección de los materiales usados en su obra ha tenido que ver con su voluntad de activar una reflexión en torno al tiempo. En sus esculturas de madera consumida por termitas, éstas eran consideradas por el artista como 'agentes colaboradores. Para mí el arte no es una cosa impositiva y facilona. El arte es dificultad. El artista debe plantearse si hace la obra para él o para quién'.